Celebrado el Domingo de Ramos

El pasado Domingo de Ramos, 28 de marzo, a las doce del mediodía, en la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, se celebró la tradicional bendición de ramos y palmas en el claustro de la seo pamplonesa.

Nuestro Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, presidió la precesión por el claustro y la posterior celebración de la Eucaristía, en un ambiente de piedad y de profundo sentimiento religioso.

Junto a don Francisco concelebraron el Deán Carlos Ayerra y los canónigos. Además, participaron miembros de la Hermandad de la Pasión del Señor y las Damas de Nuestra Señora del Sagrario, así como un buen número de fieles, llevando a cabo, en todo momento, las indicaciones sanitarias pertinentes.

El Arzobispo, en la homilía, recordó un visita que había tenido, hacía poco tiempo, de una persona que padecía una enfermedad complicada y que en cierto momento de la conversación le preguntó porqué le tenía que suceder eso, a lo que don Francisco le respondió mirando una Cruz: “Tú ¿por qué? Está clavado en el grito de Cristo ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has Abandonado? En la vida nos ocurre muchas veces. No entendemos el sufrimiento, las violencias, los fracasas, las muertes inesperadas, los mártires que mueren a causa del terror, los abandonos de todo tipo… y también nos preguntamos ¿por qué? Todos nuestros ¿por qué? Están presentes en el grito de Cristo en la Cruz”. Nuestro Arzobispo pidió para que no desesperemos y vivamos esos momentos sintiendo a Cristo que nos dice: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré”.

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad