Nuevos mártires navarros hacia los altares

El 24 de abril el Papa Francisco aprobó la promulgación del Decreto de martirio de la causa de Vicente Nicasio Renuncio Toribio y 11 compañeros redentoristas mártires, entre los cuales se encuentran cinco navarros. Todos ellos fueron asesinados en Madrid en 1936 por ser religiosos. Pronto serán beatificados. Damos algunos datos de los navarros.

Crescencio Ortiz Blanco nació en Pamplona el 10 de marzo de 1881. Conoció a los redentoristas en la Iglesia de San Ignacio. El 24 de septiembre de 1899 fue admitido al noviciado y tomó el hábito de la Congregación Redentorista en la que hizo su profesión el 24 de septiembre de 1900. El 23 de diciembre de 1905 fue ordenado sacerdote y durante su vida religiosa estuvo en Astorga, Cuenca, Valencia y Barcelona hasta que el 13 de julio de 1936 fue trasladado a la comunidad de San Miguel (la iglesia de la Nunciatura) en Madrid. El 20 de julio de 1936 fue sorprendido en la calle junto a los hermanos Ángel Martínez Miquélez y Bernardo Sáiz Gutiérrez y, al confesar que eran religiosos, fueron arrestados y asesinados por los milicianos.

Ángel Martínez Miquélez nació en Funes el 2 de marzo de 1907. Estudió con los Padres Escolapios de Pamplona. El 23 de agosto de 1924 fue admitido al noviciado redentorista e hizo su profesión perpetua el 18 de septiembre de 1928. El sacerdocio le fue conferido el 20 de septiembre de 1930. Pasó por Nava del Rey, Astorga, Miranda de Ebro, Granada para ir a la comunidad del Perpetuo Socorro en Madrid, donde permaneció hasta el 10 de julio de 1936, cuando se trasladó a la comunidad de San Miguel. Fue arrestado y asesinado por los milicianos el 20 de julio de 1936, junto al P. Crescencio.

Gregorio Zugasti Fernández de Esquide nació en Murillo de Yerri el 12 de marzo de 1884. Fue confirmado en 1888 por el obispo de Pamplona Antonio Ruiz-Cabal y Rodríguez. Tomó el hábito en la Congregación Redentorista. El 25 de diciembre de 1912 hizo su profesión en el convento de Nuestra Señora del Espino en Miranda de Ebro. Desde 1912 estuvo en Madrid donde fue arrestado y asesinado junto al hermano Nicasio Pérez del Palomar.

Aniceto Lizasoain Lizaso nació el 17 de abril de 1877 en Irañeta. Fue confirmado en 1878 por el obispo de Pamplona José Oliver y Hurtado. El 15 de octubre de 1895 fue admitido al noviciado de la Congregación Redentorista. Hizo su profesión el 15 de octubre de 1896. Estuvo en Astorga, Nava del Rey, Madrid, Granada y Valencia hasta que en 1922 fue trasladado a la comunidad del Perpetuo Socorro donde permaneció hasta julio de 1936, cuando se vio obligado a huir y buscar refugio en casa de amigos y, posteriormente, en una pensión, pero su presencia fue denunciada por una señora rusa y fue arrestado por los milicianos. Fue asesinado el 18 de agosto de 1936.

José Joaquín Erviti Insausti nació en Imotz el 15 de noviembre de 1902. Después de hacer unos Ejercicios Espirituales en Loyola, el 31 de mayo de 1928 ingresó como postulante en la comunidad de Pamplona y al cabo de unos meses fue trasladado a Miranda de Ebro. El 24 de febrero de 1930 hizo su primera profesión. En marzo de 1930 fue trasladado a la comunidad de Astorga y después a Nava del Rey. Hizo su profesión perpetua el 24 de febrero de 1935 en Madrid. A los pocos días fue trasladado a la comunidad del Perpetuo Socorro donde permaneció hasta julio de 1936. En una carta del 23 de abril de 1936 se hacía eco de la persecución religiosa y comunicaba a su hermano que habían sido incendiadas dos o tres iglesias. Se refugió con una familia amiga pero fue arrestado y asesinado por los milicianos, junto al hermano José María Urruchi Ortiz.

P. Alfredo Simón, osb

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad