Don Francisco visitó su pueblo natal

El pasado domingo, 22 de agosto, el Arzobispo don Francisco, visitó su pueblo natal, Frandovinez, en Burgos. Allí celebró la Eucaristía junto con el párroco, Agustín Burgos Asurmendi, y un sacerdote natural del pueblo, Ángel Gonzalo.

Fue una celebración muy concurrida, a la que asistieron muchas familias. Don Francisco agradeció el cariño de los fieles y recordó que gracias a lo bien que fue acogida su familia y la fe de la parroquia, el Señor le llamó a ser sacerdote. Con el tiempo, después de varios años como sacerdote y siendo ‘director espiritual’ del Seminario de San Dámaso en Madrid, el día 1 de diciembre de 1995 el Papa San Juan Pablo II le nombró Obispo de Osma Soria. El mismo Papa le ordenó y consagró Obispo el día 6 de enero de 1996 en la Basílica de San Pedro en Roma. Este año se han cumplido los 25 años de su ordenación episcopal, motivo por el cual ha querido celebrarlo en su pueblo natal.

Durante la celebración, don Francisco les ha recordado que es cierto eso de que Jesús “tiene Palabras de Vida Eterna”, como nos recuerda el Evangelio.

También les recordó las cosas importantes que ha aprendido de los tres papas con los que ha compartido la Comunión fraterna y apostólica. Con San Juan Pablo II que “no olvidara estar unido a Cristo en los momentos de dolor y cruz. Abrace siempre las cruces, no vacías, sino llenas de Cristo”. “En el futuro tendrá que sufrir a causa del relativismo… pero nunca deje de anunciar a Cristo Vida, Verdad, Justicia, Amor y Misericordia”. El Papa Benedicto XVI le dijo: “Nunca hay que temer, puesto que Dios es Amor y está siempre con nosotros…¡No tenga miedo!”. Finalmente, del Papa Francisco aprendió a mirar con esperanza. “El Evangelio es más fuerte y valioso que todas las ideologías. De ahí que la evangelización es acercarse a todo ser humano con humildad, y ser testigos del Amor de Jesucristo… ¡Cuánto más falta de amor hay, más amor hemos de testimoniar y ofrecer!… La sociedad tiene hambre de trascendencia”.

Al término de la celebración, don Francisco pudo saludar, con las precauciones propia de este momento, a los niños, jóvenes y familias allí presentes. Posteriormente unos representantes de las familias le invitaron a comer y le hicieron entrega de un retazo fiel de las profundas raíces y larga historia del pueblo de Frandovinez, de más de quinientos años.

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad