Protección de menores

CONTACTA CON NOSOTROS

Teléfono: 674865019

Correo electrónico: victimas@iglesianavarra.org

La Comisión de Protección de Menores y Personas vulnerables fue instituida en enero de 2020 por el Arzobispo de la Diócesis de Pamplona y Tudela.
———————————————
Esta Comisión para la Protección de Menores sigue la línea trazada por el Papa Francisco en el Encuentro con los Presidentes de las Conferencias Episcopales y con lo aprobado por la Conferencia Episcopal Española en la reunión plenaria de noviembre de 2019.

MISIÓN DE LA COMISIÓN

La Comisión de Protección de Menores y Personas vulnerables del Arzobispado de Pamplona y Tudela tiene como misión promover una cultura de tolerancia cero y transparencia, mediante la creación de un sistema de espacios seguros, la puesta en marcha de una oficina de escucha y acompañamiento integral de las víctimas de abusos, menores o personas vulnerables, y la colaboración con las autoridades civiles.


QUÉ TE PODEMOS OFRECER

Nuestra prioridad es generar un espacio de escucha, acogida incondicional, donde puedas contar con confianza tu historia y expresar lo que necesitas.

Nuestros Servicios:

  • Espacio de escucha incondicional
  • Apoyo terapéutico para hacer un camino de curación
  • Asesoramiento jurídico en la denuncia, y otros aspectos, en el ámbito canónico y el civil
  • Valoración de apoyo social
  • Acompañamiento espiritual.
«En varias ocasiones, desde mi elección a la Sede de Pedro, me he encontrado con víctimas de abusos sexuales y estoy dispuesto a seguir haciéndolo en futuro. He hablado con ellos, he escuchado sus historias, he constatado su sufrimiento, he rezado con ellos y por ellos. Anteriormente en mi pontificado, preocupado por abordar esta cuestión, pedí a los obispos de Irlanda en 2006, “establecer la verdad de lo sucedido en el pasado, dar todos los pasos necesarios para evitar que se repita en el futuro, garantizar que se respeten plenamente los principios de justicia y, sobre todo, curar a las víctimas y a todos los afectados por esos crímenes abominables”»

(Benedicto XVI Carta Pastoral a católicos de Irlanda 2010)