“Esta Navidad diferente nos ayudará a recuperar su verdadero sentido”

Cáritas Diocesana de Pamplona y Tudela ofreció datos de las personas atendidas por ellos, en un año un tanto complicado debido al confinamiento, el miedo al contagio, el estado de alarma, etc.

Según explicó Angel Iriarte, vicario episcopal de Pastoral Social y director de Cáritas, hasta el 30 de noviembre se atendieron a 5.928 personas distintas, lo que supone un 8% menos que el año anterior. Pese a estos datos, han aumentado las atenciones en los procesos de Acompañamiento, recursos residenciales, el Centro de Día y el servicio de inmigración.

Concretando sobre las personas atendidas durante el estado de alarma, Iriarte señaló que se habían atendimos a 2.380 personas: Acogida 1.161, Empleo 478, Vivienda 83 Inmigración 597, Centro de día 145 y Comedor 144 personas diferentes. También destacó que durante todo ese tiempo tan solo cerró el Centro Ocupacional, pero que los trabajadores de Cáritas mantuvieron la atención telefónica con las personas que reciben este servicio.

Señalando algunas tendencias que ven, el director de Cáritas afirmó que “sigue aumentando el porcentaje de personas “sin papeles” que atendemos. Este año ha sido el 29,13% frente al 26,86 % del año pasado”. Además, dijo que habían aumentado las personas atendidas de origen navarro, llegando al 29,49%, y que había disminuido el número de los que vienen directamente del país de origen, seguramente por el cierre de los países como consecuencia de la pandemia.

Iriarte quiso denunciar dos problemas graves. En primer lugar el tema de la vivienda. “El muro de la vivienda es un muro con el que nos tropezamos todos los días en Cáritas. Es muy difícil encontrarles una casa, e incluso una habitación”, afirmó. Y pidió a los políticos que hagan un gran pacto sobre la vivienda porque no se soluciona con una legislatura. En segundo lugar denunció el cierre de las administraciones públicas y la brecha digital, dos temas que van muy ligados. “Esa brecha digital se ha tropezado con el cierre de las administraciones públicas. En ningún sitio se atiende presencialmente a la gente. Se está provocando una nueva exclusión, la de aquellas personas que no pueden hacer sus gestiones telemáticamente. Esto no afecta solo a los usuarios, sino también a Cáritas. Caritas no puede ser la oficina que hace los trámites de inmigración, porque Caritas está para ayudar a los excluidos. Por eso pedimos que la administración pública vuelva a su trabajo. Exigiríamos que solucione la atención de todos los problemas burocráticos relacionados con extranjería”.

Finalmente se presentó la tradicional campaña de Navidad, una campaña que este año, bajo el slogan “Historias que permanecen”, pone el énfasis en ayudar a los demás, a través de unos videos. “Esta Navidad será diferentes porque no podremos juntarnos, pero que nos ayudará a recuperar el verdadero sentido de la Navidad, que es el de que llega un Niño pequeño, que no tiene dónde alojarse, y que es Dios. Por eso os animamos a vivir una Navidad alegre, porque la alegría no viene de los banquetes, de las celebraciones o de los regalos, sino de la acogida del niños Jesús”, explicó.

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad