La Luz de la Paz de Belén llegó al Seminario San Miguel de Pamplona

Cada año, un poco antes de la Navidad, el Movimiento Scout Católico organiza un acto sencillo pero, a la vez, entrañable: la recepción de la Luz de la Paz de Belén en Navarra.

¿Qué es lo que representa este pequeño signo? En Navidad, la simbología de la luz es algo que está presente tanto en los adornos de las calles, como en la propia liturgia de la Iglesia. Ello nos recuerda que Jesús, como afirma el prólogo de San Juan, es la luz que brilla en la tiniebla y que quiere alumbrar a todo ser humano.

De este modo, si Jesús es la luz que nos trae la salvación y la paz al nacer en aquel humilde pesebre de Belén, el Movimiento Scout quiere visibilizar este hecho por medio de una pequeña llama que, de año en año, se enciende en la gruta de la basílica de la Natividad, en Tierra Santa. Esa pequeña llama, que es recogida por un niño austriaco, termina llegando a todos los rincones del mundo en los que el Movimiento Scout Católico está presente pues, por medio de sucesivas celebraciones, se va repartiendo en cada nación y ciudad.

Este año, el lema de la campaña ha sido “Y la luz brilla en la tiniebla”. Esta cita, del prólogo de San Juan, nos invita, en medio de las dificultades de este tiempo de pandemia, a caer en la cuenta de que Jesús sigue siendo la única luz que derrota toda oscuridad fruto del mal.

En esta ocasión, dado que en Madrid algunos monasterios contemplativos conservan todo el año encendida la llama de la Luz de la Paz de Belén, la hemos recibido de allí por medio de una cadena establecida entre las Delegaciones limítrofes de cada provincia y comunidad autónoma. Y, posteriormente, la hemos compartido con todos los movimientos, delegaciones y demás realidades diocesanas en una ceremonia presidida por nuestro Obispo Auxiliar y Consiliario General, don Juan Antonio Aznárez Cobo. A dicha celebración, además, acudieron otros Grupos Scouts no asociados, así como otros fieles que quisieron participar en este acto diocesano.

En este acto, además, Diego Ciérvide, nuevo seminarista de nuestra diócesis que procede del Grupo Scout Ibaialde de Tafalla, recibió una sencilla oración de envío en su nuevo camino.

Ahora bien, aquella luz que se recibió en la capilla del Seminario también llegó a otros muchos lugares, pues los Grupos Scouts participantes la llevaron, a su vez, a sus respectivas Parroquias. Igualmente, miembros de Scouts de Navarra – MSC tuvieron la oportunidad de compartir este signo con personas que, por diversas circunstancias, están expuestos de un modo más especial a ciertas tinieblas de nuestro tiempo.

Ojalá esta pequeña llama procedente de Belén, con la que encendimos en aquella tarde nuestras propias velas, ilumine, sobre todo, los corazones de cada uno de los creyentes y nos mueva a todos para crecer en nuestra fidelidad al Evangelio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad