Peregrinación de chavales a Javier

Queridos amigos:

En la vida hay momentos en los que hemos de saber vivir con la mirada puesta en ideales muy grandes. y la consecución de los mismos exige trabajo, entrega y generosidad.

San Francisco de Javier planteó su vida, después de un momento de profunda reflexión, poniéndose delante de Cristo y diciéndole: ‘Nqui me tienes dispuesto a seguirte

donde Tú quieras’: No tengáis miedo de mostrar, con vuestra vida, que amáis a Jesucristo y no olvidéis que es el único Amigo que nunca nos falla Me diréis que esto es muy difícil, pues parece que no está de moda creer en Dios. Nada hay más absurdo que negar esta realidad es como decir que el Sol no existe, cuando las nubes lo ocultan. ¡NO hagáis caso a quienes pretendan engañaros!.

La presencia de Dios es tan fuerte como el aire que respiramos; tan presente está que, si Él no existiera, tampoco existiriamos nosotros. Con Él todo existe y tiene vida; aún más, con Él somos capaces de amar porque

Dios es Amor.

Vais a peregrinar, con vuestros amigos del Colegio al Santuario de Javier lugar muy conocido en todo el mundo y, de modo especial, en Asia porque allí murió este gran

santo. Os invito a que preparéis bien la marcha

y que ésta sea un buen momento para Jesús que se hace Pan de Vida en este Sacramento, que de Él podáis nutriros y saciaros y que la comunión con Él os vuelva portadores

de la Buena Noticia, discípulos que viven por el Maestro en favor de los hermanos.

Pido a María, bajo tantas advocaciones en nuestra Diócesis que, como Madre, os conduzca al Senor con dulzura y sea la Maestra que os enseñe a mirar, escuchar, alabar y vivir en Jesucristo, durante los momentos de adoración.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela