Dios

La trascendencia es imprescindible

No estamos en momentos muy fáciles a nivel social. Las ideas o ideologías que más influyen y que quieren hacerse dueñas de todo y muchas veces con un “pensamiento único” tratan de mostrarnos o demostrarnos que son los más demócratas. Un engaño en el que muchos caen. Por eso se ha de abogar para que la libre expresión y la libre forma de vida auténticas no se ahoguen por los que detentan el poder social. Si, por ejemplo, se diera el cheque escolar a cada familia y ellas escogieran el Colegio, muchos se sentirían sorprendidos de la respuesta o de la educación que, estas familias, quieren para sus hijos.

El Estado nunca es dueño sino administrador y por ello es normal que sea aconfesional y libre de todo adoctrinamiento
La Iglesia no quiere imponer pero sí propone, con autenticidad y firmeza, que la educación integral es muy importante en los alumnos. La formación humana, intelectual y técnica son importantes pero les faltaría algo necesario si se dejara a un lado o se depreciara la parte transcendental o religiosa. Es aquí, además, donde se tratan importantísimas cuestiones como, por ejemplo: ¿Qué lugar ocupamos en el Cosmos, estamos solos, o gozamos de asistencias suprahumanas?¿La vida tiene algún sentido o está regida por el puro azar?¿Hay un Dios que nos libera de nuestra propia culpa, necesitamos Salvación?¿Qué pasa más allá de la muerte?¿Merece la pena hacer el bien?¿El sufrimiento tiene algún sentido? Todas estas preguntas inquietan profundamente a todo ser humano, y no sólo al religioso.

El Estado nunca es dueño sino administrador y por ello es normal que sea aconfesional y libre de todo adoctrinamiento. Las familias tienen el deber de educar a sus hijos y el derecho de enviarles a los Colegios que ellos, en conciencia, quieran. Y si el Estado se lo impide está cometiendo un grave fraude y se puede convertir en tirano.

Me duelen los fallos y pecados de los miembros de la Iglesia, pero me duele también que aquellos que se han formado al amparo la Iglesia y que incluso se profesan católicos sean, muchas veces, los que más la atacan
“La laicidad del Estado supone neutralidad ante las diversas creencias religiosas, y, al mismo tiempo, los poderes públicos deben prestar su colaboración con todas ellas en la medida en que contribuyan al bien común de la sociedad. En consecuencia, el Estado laico debe reconocer la vida religiosa de los ciudadanos, dado que, además de un derecho constitucional, debe considerarlo como un bien tanto para el ciudadano como para la colectividad” (Aurelio Fernández, ¿Hacia dónde camina occidente?, BAC, pag. 436).

El Papa Benedicto XVI afirma que la Iglesia tiene la obligación y deber de pronunciarse en sus criterios éticos y que esto no es una interferencia en la política puesto que tiene “una misión de verdad que cumplir en todo tiempo y circunstancia a favor de una sociedad a medida del hombre, de su dignidad y de su vocación” (Cfr. Cáritas in Veritate, nº 9). Este principio y sentimiento se ha dado a través del tiempo en la enseñanza de la Iglesia puesto que de la misión religiosa derivan “funciones, luces y energías que pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina… y donde sea necesario, según las circunstancias de tiempo y de lugar, la misión de la Iglesia puede crear, mejor dicho, debe crear, obras al servicio de todos” (Cfr. Gaudium et Spes, nº 42).

Pensemos en la cantidad inmensa de labores de atención que la Iglesia ejercita y ha ejercitado: Instruir (enseñanza), aconsejar, consolar, confortar, perdonar y sufrir con paciencia las persecuciones. A cuántos ha dado de comer, ha dado techo, ha vestido, ha visitado enfermos, presos y necesitados de cariño y a cuántos ha enterrado. Estas obras de amor y misericordia se han ido haciendo patente en tantos cristianos y misioneros que seria interminable e imposible incluir en varias bibliotecas.

Me pregunto muchas veces: ¿Tanto mal está haciendo la Iglesia, que viene perseguida, como si de un enemigo se tratara? Me duelen los fallos y pecados de los miembros de la Iglesia, pero me duele también que aquellos que se han formado al amparo la Iglesia y que incluso se profesan católicos sean, muchas veces, los que más la atacan. Tal vez el secularismo, el laicismo y el relativismo se estén convirtiendo en la tiranía de la mal llamada democracia. Nos quedamos impasibles ante la autorización de una Clínica abortista como lo más normal y nos echamos las manos a la cabeza, como si de un horror se tratara, ante la propuesta de abrir un Colegio de sana enseñanza y de sanas costumbres. Aquello sí, esto no. El tiempo dará la razón, con justicia, a la verdad puesto que la mentira tiene “patitas muy cortas”.