La Cruz y el icono de la Virgen de la Jornada Mundial de la Juventud llegó a Navarra

Tras meses preparando su acogida, por fin llegó a nuestra diócesis de Pamplona y Tudela la Cruz y el icono de la Virgen de la Jornada Mundial de la Juventud. La comunidad parroquial de Bera fue la primera en darle la bienvenida.

Niños, jóvenes y mayores recibieron calurosamente en Bera de Bidasoa, Elizondo y Arizkun al grupo de voluntarios que portaban la Cruz.
A las 12 del mediodía llegaba a Bera la Cruz de los Jóvenes, una cruz que está viajando por toda España con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid en agosto de 2011. Esta Cruz fue un regalo que el Papa Juan Pablo II hizo a todos los jóvenes del mundo en 1984.
El buen tiempo acompañó el recorrido de la Cruz por el norte de Navarra. Las campanas repicaron en Bera con la llegada del símbolo de los cristianos, y muchos vecinos se acercaron al acto que se desarrolló en la Iglesia parroquial de San Esteban. Por la tarde Elizondo fue la segunda parada. La Iglesia se llenó de feligreses para acoger la Cruz. Especialmente emotiva fue la visita a la Clínica del P. Menni, al igual que en la residencia de ancianos. La jornada concluyó con una Vigilia de Oración en el convento de las Clarisas de Arizkun, cuyo templo permaneció llenó durante la hora que duró el acto.

Llegada a Pamplona
Tras su periplo por la zona norte de Navarra, el día 2 la Cruz viajó a Pamplona donde visitó numerosas parroquias, así como las dos Universidades y la Clínica Universitaria, donde tuvo lugar una multitudinaria celebración eucarística. Tras la Misa, la Cruz se trasladó a la explanada de la facultad de Ciencias de la Información donde se ofrecieron diferentes testimonios cristianos y se recibió a la Cruz. Cientos de jóvenes universitarios aplaudieron y se mostraron entusiasmados con la visita de la Cruz de la JMJ.

Vigilia de oración en el yugo
Unas 200 personas acogieron la Cruz de la JMJ en el Santuario de la Virgen del Villar de Corella. Jóvenes de Confirmación de Corella, personas llegadas de Cintruénigo y Corella acompañaron la Procesión hasta el Santuario donde tuvimos una celebración presidida por el P. Vily, Padre Pasionista, en torno a la Cruz de la JMJ cargada de contenido e intensidad emocional.
Después de la visita a Peralta la Cruz de la JMJ llegó hasta el Santuario de la Virgen del Yugo para tener la Vigilia de Oración que estuvo animada por la Hermana Glenda. Más de 300 personas participaron en esta Vigilia de Oración.

Eucaristía en Tudela
El sábado por la mañana la Cruz llegó a Tudela donde le esperaban cientos de jóvenes. La Cruz de la JMJ visitó a los Ancianos de la Residencia Nuestra Señora de Gracia de Tudela, el Monasterio de las Monjas Cistercienses de Tulebras y la Catedral, donde se celebró la Eucaristía presidida por el Vicario General, Juan Aznárez, y concelebrada por diez sacerdotes más de las parroquias de la Ribera.

Via Crucis por las calles de Pamplona
Uno de los puntos fuertes de la acogida de la Cruz en Navarra fue el Via Crucis por las calles de Pamplona, que finalizó en la capilla de San Fermín con una Vigilia de Oración. Las calles principales de Pamplona se llenaron de jóvenes que portaban y acompañaban a la Cruz mientras rezaban. Más de mil personas participaron en este emotivo acto que fue presidido por don Francisco. A las nueve de la noche finalizaba este Via Crucis en la parroquia de San Lorenzo, donde los jóvenes se fueron turnando para rezar y adorar al Santísimo hasta las nueve de la mañana del día siguiente. Desde allí se trasladó hasta la Cárcel de Pamplona.

Visita a la Cárcel de Pamplona
El pasado día 5 de septiembre, la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud y el icono de la Virgen María visitaron el centro Penitenciario de Pamplona. Fue una jornada especial ya que una de las galerías del centro acogió la Eucaristía, Momentos antes de la celebración se palpaba en el ambiente que era una cita importante para los reclusos.
La Eucaristía fue presidida por Mons. Francisco Pérez. La comunidad ahí reunida vivió profundamente la celebración.
El lenguaje del corazón se abrió paso en cada una de las intervenciones, un corazón en muchos casos herido y lleno de sufrimiento.
La cruz se habitó de Cristo y también de las amarguras  y silencios de cada uno de los reclusos, Dios había llamado a sus puertas y ellos desde su realidad le habían respondido.
El silencio se convirtió en oración. Un silencio el de esa Eucaristía que era comunicación con el Señor. La vida era puesta en manos de Dios con toda sinceridad. Jesús salía al encuentro de cada uno ayudándole a cargar su cruz y compartir su calvario. Fue una celebración vivida en clave de amor.

MIsa en la Catedral
Tras el emotivo encuentro de la Cruz con los presos de la Cárcel de Pamplona, la Cruz se trasladó a la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, donde Mons. Francisco Pérez presidió la Eucaristía. Durante la homilía don Francisco mostró su satisfacción por ver tanto joven movido por la fe.

Las cruces de Larraun, con la cruz de las JMJ
Este año el tradicional encuentro de las cruces parroquiales de Larraun ha respirado un aire más universal que nunca. La fe de nuestras gentes, arraigada en torno al Santuario de San Miguel de Excelsis, vibró ayer con el sueño del Papa Juan Pablo, y con el peregrinaje de Benedicto. Pudimos sentir que se ensanchaba nuestra comunidad y que desde Aralar comunidades y pueblos desconocidos, formábamos parte de una única historia, la que se iniciaba en Jerusalén, con la Pascua de Nuestro Señor.
Así lo fueron viviendo los que procesionaron desde Guardetxe hasta lo alto de Aralar: meditando el misterio de Cristo Crucificado, se unieron a todas las realidades necesitadas de salvación en nuestro mundo. Disponiéndose a una experiencia de conversión como todos los años, fueron pidiendo por el futuro de nuestra iglesia, por los jóvenes que en Madrid se comprometerán a la evangelización del mundo joven.
La marcha se iniciaba a las 10:45 y concluía una hora después. Ya en el interior del Santuario, tras cumplimentar a San Miguel, se celebró la celebración del Sacramento de la Reconciliación y muchos penitentes recibieron la absolución por medio de los numerosos sacerdotes que acompañaron a los fieles. La Eucaristía, en el exterior, calurosa en clima y en devoción. Este año, la colecta para la misión de San Miguel de Salcedo (Ecuador), atendida por el misionero huitziarra Juan Cruz Sagastibelza. La homilía del arcipreste, Ander Guillegui, recalcaba las condiciones de un verdadero seguimiento a Jesús.
Cerca de las dos, llegaba la Cruz de las Jornadas Mundiales. Entre cantos, llegaba portada por jóvenes de la vicaría de Mendialde; fue saludada por San Miguel y las cruces de cada parroquia presentes. Emocionante la estampa de la cruz de los jóvenes y el lignum crucis que porta San Miguel, anudados en un beso, pasado, presente y futuro, tradición, comunión y misión.
Desde el lugar de la Eucaristía se la acompañó hasta la ermita de la Trinidad. Preciosa procesión con San Miguel y veintiséis cruces procesionales por delante. Tras la comida fraterna de las gentes de Larraun y de la comitiva de la cruz (portadores, coro diocesano…) el descenso al monasterio de Zamartze en Uharte Arakil.
En las primeras rampas de la subida a San Miguel, jóvenes de Uharte Arakil y Etxarri Aranatz tomaban el relevo de la Cruz a los jóvenes de la comitiva oficial. San Miguel, el icono de la Virgen y la propia cruz entraban en Zamartze pasadas las cinco de la tarde. Allí, en un templo repleto de gentes de toda la diócesis, se vivió un intenso y amplio momento de adoración eucarística, al que siguieron las ya habituales vísperas de la casa de espiritualidad. El coro diocesano, la hermana Glenda contribuyeron a la hermosura de la celebración. Con los compases del “Agur Jesusen Ama” y de “Alma misionera”, pasadas las siete, se encaminaban con el icono de la Virgen y la Cruz hacia tierras asturianas, dejando una huella imborrable en todos los presentes.

Voluntarios
A día de hoy hay 107 jóvenes inscritos como voluntarios, que además de haber colaborado estos días lo harán a lo largo de todo el año y hasta el verano próximo, que es cuando se celebre del 11 al 15 de agosto la Jornada Mundial de la Juventud en Navarra. Luego, del 16 al 21 partirán hacia Madrid para reunirse con más de un millón de jóvenes de todo el mundo. Para hacer posibles los “Días en las Diócesis” (DED) es necesario el esfuerzo de muchas personas que aborden tareas de lo más diversas, desde la preparación de las actividades hasta la acogida a los peregrinos, etc.
Los voluntarios son necesarios en los DED tanto para atender las actividades comunes para todos los peregrinos como para trabajar en la acogida de todos los jóvenes en las parroquias, familias, colegios, etc. También son necesarios voluntarios en algunas actividades de preparación de la JMJ que realizaremos durante el año.  Si quieres ser voluntario en los DED, escríbenos un correo electrónico con tus datos personales a contacto@jmjnavarra2011.org