Ordenación diaconal de Juan Tejero

El pasado 5 de diciembre en la Catedral de Pamplona, el seminarista Juan Tejero recibió el grado de Diácono que le irá preparando para recibir el ministerio sacerdotal.

Don Francisco mencionó en primer lugar a los padres de Juan y les dijo que “hoy tenéis en la familia un fruto hermoso de aquello que habéis sembrado. ¡Felicidades y enhorabuena! “

En la homilía, el Sr Arzobispo de Pamplona y Tudela se dirigió a Juan y le dijo que “tu ministerio, querido Juan, es servicio de la Iglesia en las comunidades cristianas locales, signo o sacramento del mismo Cristo Señor, quien no vino a ser servido sino a servir. Has de custodiar con delicadeza el gran misterio del Amor de Dios que se hace Siervo por amor a la humanidad. Este servicio de amor y gracia se muestra en la Cruz donde Cristo asumió sobre sí, en un rapto de entrega total, todos los pecados de la humanidad. De ahí que has de ser servidor de la humanidad que necesita permanentemente recuperar su identidad de hijos de Dios y sobre todo serás servidor de los más pobres, débiles y necesitados. A ellos has de amar con predilección como los ama Jesucristo”

Además, añadió que “el servicio litúrgico-sacramental,querido Juan, será de modo especial en los sacramentos del Bautismo y del Matrimonio como ministro ordinario. Leerás el evangelio y distribuirás la Eucaristía, centro de la vida de la Iglesia, que será tu centro fundamental y a la que has de recibir como el don más grande recibido que es la presencia de Jesucristo en tu vida”

Por último, Don Francisco recalcó que “este tiempo de Adviento nos invita a la conversión del corazón tantas veces apegado a las cosas y apegado a muchas formas de idolatría…La Navidad no sólo es un acontecimiento sino, ante todo, un encuentro gozoso con Dios que se nos manifiesta como un Niño, el Niño-Dios”