Los enfermos de San Juan de Dios de Pamplona disfrutaron de la Luz de Belén

El grupo de Scouts de la parroquia de la Paz y algún miembro de otro grupo de Scouts, trajeron un año más, la Luz de Belén a nuestro Hospital.

Desde el Servicio de Atención Espiritual y Religiosa queremos, por medio de estas líneas, agradecer a dicho grupo la presencia, participación, colaboración y animación de la Eucaristía en esa tarde de Noche Buena.

Los sentimientos de cuantos participamos en dicha celebración: enfermos, familiares, personal asistencial, voluntarios y Hnos. de la Comunidad, fueron de satisfacción, de emoción y agradecimiento por haber tenido la oportunidad de participar en una Eucaristía entrañable, navideña y emotiva. Más de una lágrima pudimos ver en los ojos de algún enfermo.

El grupo con su participación en los diversos momentos de la celebración, la presentación de un power point sobre el significado de la Luz de la Paz de Belén, la monición de entrada alusiva a lo que celebrábamos, las ofrendas de la Luz y del Pan y el Vino, las súplicas… supieron transmitir en todo momento mensajes de Luz, Paz y Esperanza.

Con sus guitarras y alegres cantos, con su entusiasmo, alegría y entrega hicieron revivir el genuino sentido de la Navidad y hacer de ella un tiempo de amor, de alegría, de solidaridad y entrega a los otros; en definitiva, consiguieron dar junto con la Luz de la Paz el mensaje de la Navidad a personas en situación de dolor y de sufrimiento.

Ante esto solo nos resta daros las gracias. Gracias, muchas gracias a todos los que habéis hecho posible que la Luz de Belén estuviera presente en la celebración de la Eucaristía en esa tarde del 24 de diciembre. Gracias porque junto a la Luz de la Paz de Belén, fuisteis luz y estrella en el camino difícil de cada enfermo y porque tomasteis vuestro trabajo no solo como un trabajo, sino como un compromiso con los demás. Que dicha Luz no os abandone nunca, porque este mundo del dolor y de la enfermedad sigue necesitando jóvenes entregados y entusiastas como vosotros. Finalmente, gracias a todos por vuestra ilusión en hacer posible, que encuentros de este tipo sean posibles.

Servicio de Atención Espiritual y Religiosa del Hospital