Renovación del compromiso ministerial

El pasado 4 de abril tuvo lugar en la catedral de Santa María la Real de Pamplona la solemne Misa Crismal para la diócesis de Pamplona. La Eucaristía estuvo presidida por el arzobispo de Pamplona, Mons. Francisco Pérez, al que acompañaron 175 sacerdotes llegados de todos las ciudades y pueblos de la diócesis. Durante la celebración, los sacerdotes renovaron su promesa de servir al pueblo de Dios con la celebración de los sacramentos y el servicio de la Palabra de Dios.

Mons. Francisco Pérez recordó a los sacerdotes que “son los ministros que, enviados por el obispo, santifican al pueblo. Es la misión más alta y noble que se puede realizar: ir configurándose para ser imagen de Cristo cabeza y pastor, servidores de la comunidad cristiana”. Además señaló que “la renovación de las promesas sacerdotales nos va a recordar que la comunión y la unidad en la Iglesia son indispensables para realizar una acción pastoral según Dios y para que ésta sea eficaz para el bien de las almas”.

 

También en esta eucaristía fue consagrado el crisma para todas las celebraciones de la diócesis de bautizos, confirmaciones y ordenaciones sacerdotales, así como la bendición del óleo de catecúmenos y de unción de los enfermos, que se utilizarán a lo largo de este año.

Un día antes, Mons. Francisco Pérez celebró esta Misa Crismal en la catedral de Tudela.