Canarias

44 personas en riesgo de exclusión social mejoran su empleabilidad en Canarias

canariasCasi medio centenar de personas (44) en riesgo de exclusión social han finalizado con éxito los talleres para la mejora de la empleabilidad que el programa de Empleo de Cáritas Diocesana de Canarias puso en marcha el pasado 27 de mayo. Los cursos formativos, con una duración total de 270 horas, fueron clausurados el pasado fin de semana en el Hotel Escuela Santa Brígida, y servirán para favorecer la inserción laboral de las personas participantes.

En esta ocasión, los talleres para la mejora de la empleabilidad se centraron en Agricultura ecológica, en el que participaron 15 personas; Operaciones básicas de pisos en alojamiento, con la presencia de 14 alumnos y alumnas; y Operaciones básicas de restaurante-bar, al que asistieron un total de 15 personas.

Las 270 horas de los cursos se han distribuido entre formación complementaria: habilidades sociales, técnicas de búsqueda de empleo, manipulación de alimentos; prevención de riesgos laborales, Formación transversal: sensibilización medioambiental, igualdad de oportunidades, alfabetización informática, y 198 horas en formación ocupacional básica.

Además, las 44 personas que tuvieron acceso a esta formación, también pudieron realizar prácticas en empresas, lo que les ha permitido darse a conocer como empleados y empleadas potenciales para futuras contrataciones.

El acto de clausura estuvo presidido por Pedro Herránz Pórcio, director de Cáritas Diocesana de Canarias; Félix Henríquez Jiménez, jefe de la Agencia de Extensión Agraria de Santa Brígida; y Alicia Gómez Martín, directora de Hecansa y Hotel Escuela Santa Brígida. En el acto también participaron los alumnos y alumnas que estuvieron acompañados de sus familiares, amigos, docentes y de personas que de forma desinteresada participaron de forma activa en su formación.

Para Pedro Herránz, “el desempleo en Canarias es una de las causas más relevantes de la exclusión social en nuestra comunidad autónoma, por tanto, Cáritas Canarias no puede ser ajena a esta realidad y estamos obligados a tratar de mejorar la empleabilidad de las personas que comparten con nosotros su vida para evitar que la sociedad los aparte o los estigmatice. Por eso la formación y las acciones encaminadas a la empleabilidad son una prioridad en el proyecto de Cáritas”.

Estas acciones formativas son el reflejo de que otra sociedad se construye en comunidad, y de que el tercer sector, las entidades públicas y privadas, y el tejido empresarial pueden trabajar juntos, pues comparten el mismo objetivo: ocuparse de la realidad de desempleo, fracaso escolar, precariedad laboral, economía sumergida y otras circunstancias que contextualiza la realidad canaria y que se acentúa con la insularidad, materializándose en el aumento de población que vive en riesgo de exclusión social.