Caparroso1

Visita Pastoral del Señor Arzobispo a Caparroso

caparroso1Con alegría y esperanza las gentes del pueblo y parroquia de Santa Fe de Caparroso acogieron, durante los días, 8, 9 y 10 de noviembre, al Señor Arzobispo de Pamplona que inicia su visita pastoral para enseñar, confortar y animar a los fieles en su andadura cristiana que, a veces, tan cuesta arriba se nos hace. Su presencia nos hizo unirnos más intensamente a su persona y sentir la comunión con nuestro pastor y con la Iglesia de Navarra y universal.

El párroco, José Luis Soria, y sacerdotes del pueblo, Javier García y Alfonso Díaz, junto a un grupo numeroso de fieles dieron la bienvenida a Don Francisco en los jardines de la Ermita del Soto, quien después de saludar a todos y a cada uno de los presentes dio comienzo, de una manera oficial, la Visita Pastoral a la parroquia de Santa Fe, postrándose a los pies de la Virgen del Soto a la que pidió su protección y ayuda para obtener los abundantes frutos espirituales que la visita ofrece.

Después, Monseñor se hizo presente en el Ayuntamiento del pueblo para saludar a las autoridades municipales representadas por la alcaldesa María Josefa Lasterra y concejales. Durante casi una hora se habló distendidamente sobre asuntos y problemas que afectan a la comunidad.

caparroso4A continuación, según el horario previsto, se pasó al Colegio Virgen del Soto donde Don Francisco tuvo una grata acogida por parte del director Don Jesús Marqués y abundantes profesores que le dieron la bienvenida. El salón del colegio estaba abarrotado de niños acompañados por su profesora de Religión, Tere Sarrasqueta y catequistas que, al son del canto “Que canten los niños” recibieron a Don Francisco, y con sus actuaciones y preguntas hicieron las delicias de Monseñor que se entretuvo y disfrutó del cariño que los “muetes” le mostraban.

Se dio fin a la mañana visitando a las religiosas Misioneras de la Inmaculada. Monseñor se reunió con ellas y, al término del encuentro, almorzó con la comunidad religiosa junto con el párroco de la localidad.

Larga se hizo la tarde. Don Francisco estuvo en la Cooperativa “Santo Cristo” donde le pusieron al corriente de la actividad agrícola del pueblo; se le mostraron los almacenes y se le obsequió con una gran caja de productos agrícolas del campo de Caparroso. Visitó, después, el centro de la Asociación de Jubilados. Un buen grupo de personas mayores, así como dirigentes del centro, esperaban al Arzobispo para saludarle y pedirle su bendición. Misa en la Iglesia de Cristo Rey y, en la parroquia, encuentro con diversas personas colaboradoras en los diferentes ministerios.

La mañana del sábado, día 9, la dedicó exclusivamente a visitar a los enfermos y personas mayores; se les visitó en sus casas y se hizo presente en la residencia de ancianos, animando a los enfermos y compartiendo su sufrimiento y dolor. A todos saludó y a todos les dio su bendición. A medio día, se invitó a Monseñor al polideportivo municipal. Después de saludar a las personas allí reunidas y trasmitir un saludo del Papa Francisco a todos los presentes, impuso unas medallas a los ganadores de ciertas pruebas deportivas, interpueblos, que allí se habían realizado. Y para terminar la mañana nos acercamos al convento de los Padres Agustinos Recoletos de Marcilla para saludar al Prior Carlos Imas, con su comunidad, y compartir la comida.

Por la tarde, revisó y firmó los libros parroquiales; tuvo una reunión con los jóvenes que reciben la catequesis de Confirmación junto a sus padres y presidió las Eucaristías en la parroquia e Iglesia de Cristo Rey.

caparroso3Después, se reunió con el grupo de catequistas a quienes animó a seguir trabajando con ilusión y entrega a pesar de las dificultades, que son muchas.

El domingo, día 10, visitó el pueblo de Traibuenas para celebrar la Eucaristía y saludar a las pocas gentes que allí viven. Ya en Caparroso, a las doce, la Misa parroquial, con los niños y familiares. Monseñor se dirigió sobre todo a los pequeños con quienes compartió la homilía animándoles a ser generosos con los demás.

Después de la comida con los sacerdotes del pueblo, acudimos al cementerio a rezar un responso por todos los difuntos, que allí reposan, con abundante presencia de fieles que se hicieron presentes para recordar a sus familiares fallecidos.

Con este acto finalizó la visita del Señor Arzobispo que salió para Pamplona y, se le despidió con alegría… por su cercanía y preocupación por el bienestar espiritual de los fieles. Hasta otra.

José Luis Soria, párroco de Caparroso