ENCUENTRO

“Hay que reaccionar ante la violencia del sistema económico actual”

ENCUENTROEntrevista a Ramesh Chandrá, responsable internacional de la asociación Ekta Parishad, que a finales de noviembre vino a Pamplona después de realizar una gira por toda España, ofreciendo su testimonio de lucha no-violenta. En Pamplona impartió la conferencia en la Universidad Pública, en el Colegio de los Maristas y en la parroquia de San Juan Bosco. Este acto estuvo organizado por el Movimiento Cultural Cristiano.

¿Qué es Ekta Parishad?

Ekta es unidad y Parishad para todos. Es la asociación que reúne a muchas otras asociaciones que creen en la no violencia, que trabaja por los sin tierra y sin hogar de la India y está formada por católicos, budistas, hinduistas, etc. Actualmente pertenecen a ella 250.000 familias. En ella se recogen los valores de la familia: igualdad, colectivismo y justicia. Son generalmente familias pobres y sin tierras. En la India, la posesión de la tierra es muy importante, ya que el 70 % de las familias viven de la agricultura.
¿Cuándo surgió este movimiento?
Surgió en el año 1971, hace 42 años.

¿Qué han hecho durante todo este tiempo?

En todo este tiempo hemos tenido mucho trabajo a diferentes niveles. Hemos trabajado mucho en los pueblos, a nivel nacional y regional, donde se instruía a la gente con métodos no violentos, utilizando el diálogo como el instrumento más importante de la humanidad. Trabajan directamente en 10.000 pueblos de la India, con  mucha actividad diaria, no solo hay campañas concretas, sino que hay mucho trabajo diario con la gente.

¿Y por qué surgió esta idea?

Hoy en día todos sabemos que las luchas y las manifestaciones de un día no son efectivas. Es como un día de fiesta, el Gobierno solo está dispuesto a escuchar si se siente incómodo, y hacer una marcha permanente es la mejor forma de que escuche. Además, cada día que la gente esta marchando se unen más personas. Cada día que estamos en la calle los medios están cubriendo, hay más gente y la situación es más incómoda para el Gobierno.

¿Cuál es el objetivo de esta marcha?

Pedimos tierra para los sin tierra de la India. Es extremadamente importante que esto ocurra porque en la India hay más de 300 millones de personas sin terreno y sin hogar y para ellos la tierra es muy importante. Es su manera de trabajo, su dignidad, su identidad.

¿Cuántas marchas han realizado?

Se han hecho muchísimas marchas, algunas a nivel local y otras a nivel nacional. En el año 2012 tuvo lugar una de las marcha más multitudinarias, en la que participaron más de 100.000 personas y ocuparon  20 km de carretera nacional hasta Nueva Delhi.

¿Qué mensaje ha venido a transmitir a Pamplona?

Veo que en el norte global hay violencia por todas partes. Algunas veces la violencia es visible, pero otras veces es invisible. En ocasiones la violencia es intrínseca a la estructura. Ser un ciudadano del mundo es responder a esa violencia o injusticia global. Hoy sabemos que todo el sistema económico es extremadamente violento. El sistema económico solo nos habla de acumulación, de tener más y más. Y eso hace que millones y millones de personas empobrezcan y estén sin trabajo. Si queremos luchar por la justicia y la paz en este mundo tenemos que reaccionar ante la violencia económica. El Papa Francisco lo ha dicho recientemente. Ha recordado que tenemos que reaccionar ante la violencia de este sistema económico.

¿Cómo cree que podemos ayudar los ciudadanos?

El principal problema es que creamos que es un problema de los políticos. El problema es que nosotros no conectamos con la realidad de lo que está pasando. Es la cultura del silencio en las grandes ciudades. El silencio es, incluso, peor que la propia violencia. Desde luego, que si estamos callados no vamos a poder cambiar nada. Somos ciudadanos y esto es una responsabilidad de todos.

¿Se ha notado algún cambio a raíz de estas marchas, especialmente por parte del Gobierno?

Después de la gran marcha de 2012 hubo un acuerdo entre Ekta Parishad y el Gobierno de la India. Ahora mismo hay una nueva política de la tierra en la India. Y gracias a esa política miles y miles de personas de la India están empezando a tener su propia tierra. Además, este éxito ha generado la esperanza en miles de organizaciones que son conscientes de que con la no violencia se pueden conseguir objetivos. Para nosotros esta esperanza es nuestro mayor éxito. Necesitamos, de alguna manera, empatizar, con los problemas de los otros. Si nosotros permanecemos callados estamos apoyando a la violencia y dejándola que exista. Es necesario que tanto el Norte como el Sur reaccionemos juntos contra la violencia. Es una responsabilidad colectiva. No es verdad que esto solo afecte al Sur y que nosotros estemos felices. Todo el mundo sabe que hay una crisis global. Norte y Sur estamos juntos luchando contra el mismo oponente.

¿Qué es la no violencia?

Para mí y mi organización no es ni una teoría, ni una filosofía, es una manera de vivir. Es un comportamiento del día a día. Gritar o discutir es una forma de violencia. Como la no violencia es una forma de vida tienes que practicarla y vivirla, porque sino no tendría ningún sentido. Gandhi nunca usaba la palabra enemigo, siempre usaba la palabra oponente. Tú puedes ser mi oponente, pero no necesariamente mi enemigo. Y si tú eres mi oponente, yo estoy en la obligación de oírte y hablar contigo. Por eso creemos que el diálogo es el arma más poderosa que tiene nuestro mundo actual. Necesitamos explorar y conocer las posibilidades y las fuerzas del otro para ir y hablar con él. Un mejor diálogo podría resolver muchísimos conflictos de este mundo.