Sacerdote Diocesano

Alfredo Urzainqui, los Salesianos tuvieron un papel esencial en mi vocación

Sacerdote diocesanoEntrevistamos para nuestra pagina Web a Alfredo Urzainqui sacerdote y antiguo alumno del colegio. En ella hace un repaso a su vida vocacional y su relación con los salesianos entre otros temas . Una entrevista llena de vida  y de amor a Dios. Gracias Alfredo por esta entrevista tan vital y por dedicarnos parte de tu tiempo

1. ¿Quién es Alfredo Urzainqui?

Preséntate por favor  Bueno me presento como lo que soy: Sacerdote. Esa es mi  identidad y lo que me configura. Es el regalo inmerecido de mi vida y por lo que doy gracias a Dios todas las noches.   Después  bueno pues soy de Pamplona,  más concretamente del barrio de la Rochapea,  tengo 33 años y llevo 5 de Sacerdote.  Estudié 13 años en Salesianos, estuve como postulante de los PP. Carmelitas Descalzos, y por fin entré al seminario.  Al ordenarme estuve 3 años  de vicario Parroquial en la ciudad de Tafalla.  Y ahora llevo ya casi 2 años de Párroco de Carcastillo, Murillo el Fruto y Figarol.

2. ¿Cómo es un día en tu vida?

Mi día a día es muy variable.  Fijo tengo las dos misas que celebro en 2 pueblos y mis oraciones.  Lo demás está siempre a las expectativas de la Pastoral.  Me levanto a las 7, 30 y después de asearme rezo en mi capilla. Luego desayuno leyendo el periódico y a las 9,30 tengo la misa en Murillo el Fruto. Luego vuelvo a Carcastillo, donde resido,  y me pongo a trabajar principalmente en tareas de despacho, papeles,  o ir a los bancos a tratar las cuentas y luego siempre viene gente a hablar o a pedir ayuda económica. Después de comer hay días que tengo que atender las catequesis y a las 7 celebro la misa en Carcastillo. Luego me queda un rato largo hasta la hora de cenar que suelo aprovechar para rezar las vísperas y oración.

3. ¿Puedes contarnos como sentiste  la llamada al sacerdocio?

Mi llamada a ser sacerdote arranca desde muy pequeño.  Yo recuerdo que sentía ganas de ser curas.  Es difícil verbalizar la llamada al sacerdocio, son sentimientos, como el enamoramiento. Yo desde pequeño tenia apego a las cosas de la Iglesia y a la persona de Jesús. Luego Dios se encarga de fortalecer este llamamiento y estas ganas.  En ese proceso entró Don Bosco, me leían su vida y yo sentía las ganas de ser como él, de ser sacerdote.  Después la vocación sacerdotal va madurando poco a poco. En mi caso mi Parroquia estaba regida por los Carmelitas Descalzos con los que maduré la posibilidad de ser fraile. Me ayudaron mucho. Estuve 4 años en la orden. Después al perfilar más vocación acudí a los sacerdotes de la Diócesis para madurar la llamada hasta que entré en el seminario.

4. ¿Qué recuerdos tienes de tu ordenación sacerdotal?

El 28 de Junio de 2009 fue un día que no olvidaré. Por un lado están los nervios y por otro la emoción.  El momento álgido fue cuando el Obispo me impuso las manos y acto seguido los sacerdotes que estaban concelebrando.  Eran muchas caras queridas para mí. Recuerdo que no pude reprimir las lágrimas. ¡No me esperaba tanta emoción! Era el momento en el que el Señor, me decía: “Sí, tranquilo, estoy contigo, te llamo, te necesito para que se cumpla en el mundo el plan de mi padre”.  Es parte de una canción que influyó mucho en mis años de Seminario.  Luego vino el torrente de saludos y felicitaciones pero lo que vivi en la intimidad de la celebración de cara al Obispo fue de mucha emoción y confirmación de mi vocación.

5 ¿Qué importancia han tenido lo salesianos en tu camino vocacional? .

– Puedo decir lo mismo que dijo el beato Juan Pablo II y también el Papa Francisco, que los Salesianos tuvieron un papel esencial en mi vocación.   También pensé en ser Salesiano ¡Claro que si! En esas edades y con tantos ambientes uno piensa todo. Pero los salesianos me dieron el acompañamiento espiritual que yo necesitaba a los 15-16 años. Fue por medio de un salesiano.  Ahora él reside en una residencia de salesianos mayores en Logroño y suelo ir a verle. Desde su silla de ruedas me  sigue dando muchos consejos.  La cercanía de aquel salesiano fue capital para mí.  Yo le ayudaba en misa de 11,30 en la Iglesia del colegio.  Muchas veces sin decir nada en mi Parroquia me subía al colegio a ayudar a misa.  Luego por supuesto la figura de Don Bosco caló fuertemente en mí. Sus ganas de cumplir la voluntad de Dios trabajando con los jóvenes y su  querer ser cura me tocaban el corazón. Siempre daré gracias a Dios por aquellos años en los Salesianos de Pamplona.  Dios, allí, me habló de ser cura.  Eso no me lo niega nadie.

6. ¿Crees que la Iglesia debería hacer algún cambio para acercarse a los jóvenes?

No se si se trata de cambiar.  Por lo menos de lo que la sociedad entiende por cambiar. Lo que la Iglesia tiene que hacer es ir a ellos. Ellos ya no vienen. Ya no preguntan por el sentido del Evangelio. Viven en una sociedad muy confusa en horizontes verdaderos.  El mensaje que sacan de la sociedad es este:  Tú tranquilo da igual lo que hagas, todo vale con tal de que salgas tú ganando y sacando buen provecho de todo.  Lo que tenemos que hacer la Iglesia no es condescender con las posturas de esta sociedad, así sin más… lo que tenemos que hacer es seguir lo que dice el Papa ir a ellos. Con cuidado, con, delicadeza, con amor  y con firmeza en lo que creemos tenemos que entrar en sus ambientes.  Sé que es difícil.  Pero hay que entrar.  Reconozco que a mí me resulta complicado entrar en los ambientes juveniles de mis pueblos, pero tengo que hacerlo para decirles algo que es bueno para ellos y neutraliza muchos venenos que ellos respiran y que les están haciendo daño para su vida. Es bueno creer en Dios y descubrir que está enamorado de ti.  Es bueno creer que la Iglesia es una comunidad de hermanos  y de hijos que porta este mensaje en la historia. Y no es bueno vivir pensando que el único dios es el hombre.   Este es el mensaje. Dios te quiere, chico. Sé humilde y vuelve a su Iglesia.  Pero bueno cambiar,  cambiar, nose.  Siempre hay cosas que cambiar y temas opinables que matizar, no lo niego. Pero ese no es el camino, el camino es iluminar tinieblas, sembrar de amor y pronunciar en su corazón una palabra que les cambiará la vida indudablemente: Jesucristo. Por lo demás no tengo recetas, es muy difícil y tenemos que confiar mucho en el Señor para que nos ayude.

7. ¿Cómo podemos llevar el mensaje de Cristo a nuestra sociedad?

Bueno algo ya he dicho al cómo llevar el mensaje de Cristo. A mi más que el mensaje de Cristo me gusta decir llevar a Cristo.  En este caso el mensaje y el mensajero coinciden. Tenemos que conseguir que amen a Dios. NO se trata de ser buenos, se trata de amarle.  Porque el drama de hoy es que el amor no es amado. ¿Cómo? Son varias recetas. Una el testimonio. Tenemos que ser mejores cristianos.  Más fervorosos, más diligentes. No podemos vender que Cristo se entregó por nosotros y se quedó en la Eucaristía si somos los cristianos los que no vamos.  Primero testimonio.  Nos tienen que ver convencidos y convincentes, con paz, con serenidad, sin imponer nada a nadie pero con la firmeza de lo que creemos.  Después del testimonio tenemos que dar un paso hacia la gente.  Estamos viviendo mucho la pastoral de otros tiempos. Nos conformamos con poco. A veces tenemos jóvenes y por mantenerles en la parroquia no viven como cristianos.  Es la llamada del Papa a salir a ir al que no cree como los apóstoles. Este proceder pastoral es delicado y tenemos que hacerlo en unidad de toda la Iglesia. Sin personalismos.  Hay  iniciativas muy interesantes a este respecto.  Y por ultimo rezar. Hay que rezar por la Evangelización. Y en esa oración va implícita la confianza. El saber que es el Señor quien dirige su Iglesia. Así nos lo demostró maravillosamente Benedicto XVI con su renuncia.

8. ¿Qué episodio de la vida de Don Bosco te gusta más?

Pues lo que sucedió aquel 8 de Diciembre de 1841, día de la Inmaculada.  Su encuentro en la sacristía con Bartolomé Garelli.  Cómo se ganó  a aquel chico, como se lo llevó, con qué amor lo trató Parece mentira.  Le pregunto si sabía silbar!!

9. Don Bosco se decía que era el Signo y portador del amor de Dios a los jóvenes  ¿Cómo cree que se puede hacer vida hoy esta afirmación?

Bueno ya he comentado un poco el cómo.  El ejemplo es la pareja de enamorados. Un chico es un trasto y lleva una vida desordenada en cuanto a horarios y estudios y de repente su madre nota que todo se ordena y cambia. ¡Esta enamorado! Algo así nos tiene que pasar con el Señor. Se notará, si estás enamorado de él.

10. ¿Qué retos de futuro piensa que debe afrontar la Familia Salesiana?

Los salesianos tienen una llamada grande a ir a las periferias existenciales de los jóvenes.  Unas veces serán pobrezas materiales y otras espirituales. Tan pobre es el que no tiene trabajo ni dinero e incluso ni familia como el soberbio que tiene su corazón puesto en las cosas materiales.  En los dos casos necesitan a Dios nuestro Señor.  Y otro reto es ayudarnos a toda la Iglesia estar con los jóvenes. No es fácil, hace falta no sólo amor sino pedagogía de la buena, de la que enseñó Don Bosco.

11. Haciendo un ejercicio de imaginación ¿Qué piensa que les diría Don Bosco a los miembros de la Familia Salesiana de Pamplona?

Bueno no se si yo debo responder a esa pregunta. Tampoco conozco mucho. Pero por lo que conozco les diría:  Sed imitadores míos como yo lo soy de Cristo (San Pablo) Sé que le son. Y les felicito y les quiero. Ciertamente uno se siente en casa cuando entra  en los Salesianos. Me siento de la familia, antiguo Alumno.  Asi que pedir que Don Bosco me cuide y rezad por mí!

Entrevista: Alberto López Escuer

Fuente: Página web de los salesianos.