3.8

Visita Pastoral a Peralta

2El fin de semana 4,5 y 6 de Abril tuvo lugar la visita pastoral del Arzobispo D. Francisco Pérez a la parroquia de Peralta. La agenda estuvo colmada de actos y celebraciones y se preveían tres días de actividad intensa. D. Francisco fue recibido en la parroquia en la mañana del Viernes por un nutrido grupo de parroquianos que al amparo de la Cruz parroquial le expresaron sus mejores deseos para su estancia en Peralta. Le esperaban después en el Colegio Juan Bautista Irurzun. Los cerca de 500 niños y niñas entusiasmaron a D. Francisco con su bienvenida alegre y bulliciosa para luego de manera más sosegada sorprenderle con una serie de preguntas y comentarios que hicieron de éste acto un momento especialmente entrañable tanto para nuestro Arzobispo como para todos los presentes, profesores y párroco incluido. Después tuvo lugar un encuentro entre los profesores y D. Francisco del que hay que destacar la cordialidad y la cercanía del momento.

En la empresa internacional Jofemar  pudo conocer sus instalaciones y acercarse a la realidad del trabajo de los empresarios y trabajadores; sus inquietudes y esperanzas. Posteriormente, y por primera vez, se desplazó hasta el ayuntamiento en un coche de tecnología eléctrica desarrollada por la propia empresa donde le esperaban la Alcaldesa de la villa y los concejales de todos los grupos políticos. D. Francisco expresó cual debe ser el elemento que toda autoridad debe poseer: el trabajo por el servicio a los demás y el compromiso por la mejora de las personas, especialmente de los más desfavorecidos. Se trasladó después a la comunidad de las Hijas de la Caridad, para comer y descansar. Por la tarde visitó las instalaciones de la Residencia de Ancianos S. Miguel en la que tuvo un entrañable encuentro con los ancianos residentes, Hijas de la Caridad, las trabajadoras, los miembros de la Junta y la directora de la institución que le brindó un emotivo discurso. El acto estuvo amenizado por los joteros de Peralta con una jota especialmente dedicada a nuestro arzobispo. Don Francisco saludó uno por uno a todos los ancianos expresando una afectuosa cercanía que fue respondida con grandes y emotivas muestras de afecto por parte de los residentes.

3.8Posteriormente D. Francisco se trasladó al Club de Jubilados donde tuvo un encuentro con los responsables del mismo ante decenas de asociados. Ya en la parroquia celebró un solemne Vía Crucis, acompañado musicalmente por el coro parroquial y que contó con la presencia de la comunidad parroquial, que arropó a D. Francisco en ésta celebración. Vivimos un especial Vía Crucis prólogo y preparación para la cercana Semana Santa. Acto seguido se celebró en la parroquia la Misa Estacional en la que participaron todos los grupos que vertebran la comunidad parroquial de Peralta: catequistas, cofradías, Belén viviente, Adoración nocturna, Cáritas, Visitadores de enfermos, y fieles que abarrotaron la iglesia. Disfrutamos todos de las palabras de ánimo y cercanía de nuestro pastor hacia los miembros más comprometidos en la diversa acción de la iglesia en Peralta. En el Cine Parroquial D. Francisco saludó ya de manera más coloquial a todos los grupos parroquiales y tuvo lugar un sencillo diálogo e intercambio de impresiones finalizando con un pequeño ágape en las instalaciones del Centro Parroquial. Finalizo así un intenso primer día.

La segunda jornada de D. Francisco en Peralta visitando las instalaciones de la empresa panificadora Barcos. Posteriormente acompañado de nuestro párroco D. Javier Leoz tuvo lugar uno de los actos más emotivos y especialmente querido por nuestro pastor: la visita a varios enfermos. D. Francisco mostró su particular afecto y carisma con aquellos que más sufren y estas visitas fueron expresión de cercanía de la iglesia con sus hijos, tocados por la enfermedad, y motivo de esperanza en los propios enfermos y en sus familias. Las lágrimas asomaron en los familiares y, las mesas, a rebosar de agasajos para el obispo. Una visita al Tanatorio sirvió, no solamente para rezar, sino para que cientos de personas (muchos jóvenes) saludasen de primera mano a Don Francisco.

En el mediodía del sábado se trasladó D. Francisco hasta la iglesia de S. Miguel donde estaba preparado un encuentro con la comunidad ecuatoriana. En este templo se encuentra una imagen de la patrona de Ecuador, a la que se le tiene especial devoción y que fue impulsada por el propio D. Francisco en una visita anterior a Peralta (Virgen del Cisne y del Quinche) y a donde peregrinan cientos de ecuatorianos en agosto y en noviembre.Tuvo oportunidad de conocer de cerca las inquietudes y esperanzas de la comunidad inmigrante y dar testimonio, una vez más, de que la iglesia acompaña también a aquellos que dejaron su tierra en el deseo legítimo de conseguir un futuro mejor para sus familias. Le entregaron una placa de agradecimiento. La comida con las Hijas de la Caridad dio paso a su presencia en la casa Cuartel de la Guardia Civil y al Parque de Bomberos de la localidad. Fue momento para animar y acercarse a aquellos que ofrecen su trabajo e incluso sus vidas en servicio a los demás; éstos se vieron sorprendidos por la iglesia, que agradecida de su trabajo sale a su encuentro y fue expresión de la novedad que el cristianismo sigue siendo hoy para tantas personas.

DSC00095La visita se prolongó con un encuentro en la casa parroquial con los representantes de cada uno de los 32 grupos parroquiales. D. Francisco conoció de primera mano el trabajo que cada grupo realiza en la parroquia y animó a todos a seguir con el mismo grado de compromiso y seriedad que él había visto que se realizaba en la parroquia. Los representantes le agradecieron su presencia y le mostraron su cercanía y afecto. Posteriormente nuestro arzobispo visitó a un grupo de tiempo libre para discapacitados. Éstos le mostraron con especial afecto y cariño los trabajos que realizaban. Ya al final de la tarde tuvo lugar la Celebración de la Confirmación de un grupo de 42 jóvenes animándoles a no dejarse llevar por la vida fácil y a seguir contando con Dios en su vida. Tras la ceremonia D. Francisco en compañía de nuestro párroco tuvo oportunidad de conocer el funcionamiento de dos jóvenes sociedades gastronómicas cuyos integrantes son los portadores del paso de “La entrada en Jerusalen” y de “La Piedad” y otros pasos procesionales. Rodeado de los socios y de sus decenas de niños finalizó la segunda jornada de D. Francisco entre los peralteses en una  Calle Mayor repleta y pendiente de sus gestos.

El último día comenzó con la firma de los libros parroquiales en la casa parroquial y una visita a dos enfermos. A las 11 se celebró, con una iglesia de San Miguel a rebosar,  una misa con las Hijas de la Caridad, especialmente dedicada a los enfermos, Asociación de la Medalla Milagrosa, Aliadas y Consagradas y el grupo del voluntariado. Don Francisco agradeció la presencia de las Hijas de la Caridad en la localidad y la labor de entrega y servicio a los ancianos y enfermos. Tuvo también palabras de agradecimiento para los voluntarios de la residencia y decenas de asistidos en sillas de ruedas. La Aurora a la Virgen de Nieva sonó con fuerza.

A las 12,30 presidió la Misa Familiar (que lleva funcionando en la parroquia desde 1996) en la que todos los cursos de catequesis de comunión y confirmación, así como de la catequesis continuada estuvieron presentes. Los niños más pequeños cantaron una aurora especialmente compuesta para D. Francisco y él nos habló de la importancia de crecer viviendo sin apartarnos de Dios, cerca de Jesús, en la Iglesia y recordó su infancia y cómo su vocación estaba ligada a cuando él fue monaguillo. Las golosinas aguardaban en la conocida Plaza de los Curas, anexa al templo, y muchas familias peraltesas quisieron aprovechar para fotografiarse con D. Francisco, que en todo momento estuvo dispuesto y cercano para ello en medio de un aperitivo popular.

DSC00266Alrededor de las 14,00 los grupos parroquiales tuvieron una comida con D. Francisco y el párroco Javier Leoz que transcurrió en un clima de jovialidad y armonía en la que nuestro arzobispo agradeció nuevamente el trato y la calidez que la comunidad parroquial le había ofrecido así como el compromiso y la seriedad que la comunidad cristiana de Peralta mostraba a través de sus celebraciones y de la fecunda vida parroquial que D. Francisco había constatado en éstos días.

En el cementerio, acompañado por una multitud de fieles tuvo lugar un responso por todos los difuntos.  D. Francisco se despidió de los presentes y finalizó así la Visita Pastoral a la parroquia de Peralta.

Cómo síntesis podemos decir que D. Francisco llegó a Peralta…y Peralta llegó a D. Francisco. El tono cercano y afectuoso de nuestro arzobispo, las palabras de cariño y los gestos sinceros en el trato llegaron a los peralteses, parroquianos y no parroquianos. Han sido tres días intensos de encuentros, celebraciones y actos; pero vividos con verdadera alegría, con auténtica sintonía eclesial, que quedarán en el corazón de todos los que tuvimos la suerte de vivirlos, como un “elegante” recuerdo de fe.

Quedamos fortalecidos en nuestra fe, animados y apoyados por nuestro pastor a quien sabemos que lo tenemos cerca, de verdad. Gracias D. Francisco.

Jesús Garrido (Coordinador de Confirmación)