Leyre1

Santa María de Leyre se celebra este 9 de julio

leyre El nombre patronímico de LEYRE o de SANTA MARíA DE LEYRE es un nombre que ha empezado a extenderse muy recientemente. Y esta es su pequeña historia.

A mediados del decenio de 1970, se colocó en el ábside de la Iglesia monasterial de Leyre, que, en realidad tiene, y ha tenido siempre, por titular y patrono a Nuestro Señor Jesucristo bajo la advocación del SANTÍSIMO SALVADOR, (por eso el Monasterio se llama de San Salvador de Leyre) una imagen o talla nueva de la Virgen sedente de apariencia románica con el niño Jesús en brazos. Su autor es el tallista y escultor valenciano José López Furió. Hay que aclarar, además, que ya anteriormente ha habido diversas imágenes de Maria a las que devocionalmente los monjes han llamado Santa María de Leyre, pero sin que esto incidiera en un culto especiaL de santuario mariano representativo, a semejanza de otros, etc.

La presencia de la nueva imagen neorománica es la que ha dado lugar a una interpretación popular de que la Iglesia del Monasterio es un Santuario de la Virgen bajo esa advocación. No es así en realidad. Ni nunca ha sido así a lo largo de la historia del Monasterio de Leyre, aún cuando durante muchos siglos fue abadía cisterciense, en cuya orden, la mayoría de los monasterios se dedicaban a la Virgen María.

Por otra parte, la devoción que los monjes siempre han tenido a la Santísima Virgen María ha hecho que la colocación de esa imagen fuera festejada solemnemente y recordada cada año el día 9 de Julio. En esta misma fecha ya celebraban los monjes de la Congregación benedictina de Solesmes, a la que pertenece la comunidad de Leyre, una fiesta dedicada a la Virgen María con el título de MARÍA MADRE DE LA PROVIDENCIA, en la que se celebra la providencial asistencial de la Madre de Dios en la aprobación de dicha Congregación por Roma, allá por los años de 1837 del siglo XIX.

El 9 DE JULIO es, pues, el día en que nuestro monasterio celebra todas esas efemérides que han dado paso a esa advocación devocional de la comunidad y del pueblo a “Santa María de Leyre “, nombre de bautizo, que, por lo que nosotros sabemos y nos alegramos de ello, ya llevan muchas cristianas como signo de protección mariana sobre ellas y los suyos. Quiera Dios y la poderosa intercesión de la Virgen nuestra Madre y protectora bendecir a todos los que se acercan a venerarla aquí o en cualquier lugar de culto cristiano y que el nombre de Leyre impuesto como emblema de amor a Maria lo lleven con dignidad cristiana y signo de su fe bautismal en Cristo Jesús Salvador, el Hijo de María.