Amazonia Mapa 01

Nace la “Red Eclesial Pan-Amazónica”

amazonia_mapa_01La pasada semana, y en la sede de las Obras Misionales Pontificias de Brasil, se ha llevado a cabo el encuentro que ha llevado a la creación de la “Red Eclesial Pan-Amazónica” (REPAM), organizado por el Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM (DEJUSOL) y por la Comisión Episcopal para la Amazonía de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB).

La reunión, celebrada en Brasilia del 9 al 12 de septiembre, contó con la presencia de un gran número de representantes de las congregaciones religiosas y otros grupos que tienen proyectos de misión en la región. Entre los promotores también figura la Confederación de religiosos y religiosas del Caribe y de América Latina (CLAR) y Cáritas de América Latina (SELACC). Se debatieron temas como los grandes proyectos macroeconómicos, la acción del gobierno nacional en el marco de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructuras Regionales en Sudamérica (IIRSA), los impactos del cambio climático en la Amazonía y en particular, el impacto de las intervenciones en el Amazonas y la vida de las comunidades indígenas de la región. La reunión terminó con la publicación de la Declaración Fundacional de la Red.

Los problemas de la Pan-Amazonía

La gran cuenca del Amazonas, conocida como la Pan-Amazonía siempre ha constituido un gran desafío misionero y pastoral para la Iglesia Católica. En la Declaración Fundacional encontramos una clara descripción de su situación:

“Esta iniciativa brota de la acción del Espíritu Santo que ha guiado y guía a la Iglesia en el proceso de encarnar el Evangelio en la Pan-Amazonía. Esta porción de la tierra, es el bioma donde se expresa la vida en su mega diversidad como don de Dios para todos. Sin embargo es un territorio cada vez más devastado y amenazado.

Los grandes proyectos extractivos, los monocultivos y el cambio climático ponen en grave riesgo el entorno natural, amenazan la dignidad y la autodeterminación de los pueblos y sobre todo afectan a Cristo encarnado en las personas que conforman los pueblos originarios, ribereños, campesinos, afro descendientes y poblaciones urbanas. Esta situación nos llama a una acción pastoral urgente.

La Pan-Amazonía es “fuente de vida en el corazón de la Iglesia”, donde las culturas ancestrales expresan la armonía entre las personas y la naturaleza. El papa Francisco nos ofrece en esta perspectiva una orientación precisa: “nuestra vocación es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos” (19.03.2013). Por este mandato pastoral se funda la REPAM como la respuesta a esta necesidad sentida y urgente de cuidar la vida en armonía con la naturaleza desde la amplia y variada presencia de miembros de la Iglesia en la Pan-Amazonía”.

Ahora, se ha vuelto urgente unir fuerzas y crear vías para el diálogo, la cooperación y la coordinación entre todas las realidades de la Iglesia en la región. Y por eso, nace esta Red.

Apoyo del papa Francisco

El Papa Francisco, a través del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, quiso enviar un mensaje a los participantes en el encuentro como muestra de apoyo.

El Papa, citando la exhortación apostólica ”Evangelii gaudium”, afirmó que los asistentes al Encuentro responden al desafío crucial “de vivir juntos, de mezclarnos, de encontrarnos, de tomarnos de los brazos, de apoyarnos, de participar de esa marea algo caótica que puede convertirse en una verdadera experiencia de fraternidad, en una caravana solidaria, en una santa peregrinación. De este modo, las mayores posibilidades de comunicación se traducirán en más posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos”.

Además el Santo Padre manifiestó su alegría por ver que su llamamiento en favor de la creación de una red innovadora orientada específicamente a las cuestiones ecológicas en el Amazonas ha sido acogido y, tras desear el éxito de la iniciativa, aprovechó la ocasión para recordar a todos que la red debe ser un lugar rico para la humanidad: no una red de hilos, sino de personas. ”Necesitamos amar y ser amados, necesitamos ternura. Solamente así el testimonio cristiano, gracias a la red, puede llegar a las periferias existenciales humanas, permitiendo que la levadura cristiana fecunde y haga progresar a las culturas vivas de la Amazonía y a sus valores”.

El mensaje del Papa responde a la carta que el Consejo Episcopal Latinoamericano y la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil le hicieron llegar, para informarle sobre el nacimiento de REPAM y solicitar su apoyo y el de toda la iglesia Católica, de la que es máximo representante.