Antonio Garciandia Gorriti

Medalla de Plata al Merito Social Penitenciario

Antonio Garciandía Gorriti, sacerdote, natural de Azagra, ha recibido una condecoración de parte del gobierno de España por su labor misionera en el Perú. Su trabajo queda a la vista en la construcción de nuevas parroquias, obras asistenciales, educativas y de infraestructura. Sobre todo ha creado nuevas comunidades de fe en una labor misionera impresionante. Navarra ha colaborado con farolas de Pamplona, compresores, placas solares, y muchas otras ayudas. Nuestra diócesis, varias parroquias locales y cooperadores le han apoyado aportando elementos litúrgicos. Nuestro semanario La Verdad le felicita y se une a la alegría de los Pueblos Jóvenes a los que él acompaña.

El pasado 26 de marzo, el Gobierno de España, a través de su embajador en Perú, Juan Carlos Sánchez Alonso, ha condecorado con la “Medalla de Plata al Merito Social Penitenciario” al sacerdote navarro Antonio Garciandía. Los organizadores del acto han destacado su labor como misionero en el Perú y su admirable entrega pastoral en el penal del Callao “Sarita Colonia” y en centro penitenciario “Piedras Gordas” de Lima. Durante la entrega de la medalla estuvo presente el Obispo del Callao, Monseñor José Luis del Palacio.

Con más de 30 años de labor pastoral misionera en el Perú, específicamente en la Diócesis del Callao y en la Diócesis de Carabayllo, el Padre Antonio ha trabajado siempre por los más pobres y alejados de la Iglesia, ejecutando diversos proyectos pastorales y sociales.

En los últimos años, gracias a su labor misionera, el Padre Garciandía ha logrado construir 20 parroquias en las zonas más pobres de Lima y Callao, beneficiando a más de 300 mil habitantes.

Antonio Garciandía Gorriti, nació el 14 de junio de 1932, en la localidad navarra de Azagra. Tras ordenarse sacerdote funda una Escuela Técnica Superior en los Salesianos de Zaragoza y construye un centro de estudios en Cuenca, ciudad donde inicia el camino Neocatecumenal, formando la quinta Comunidad del mundo. En el año 1976 es enviado a la Patagonia, en Argentina, y cuatro años después es destinado a Perú, país en el que ha permanecido desde entonces y en el que ha levantado numerosas parroquias. Actualmente, desempeña su trabajo en la parroquia de Cristo Camino Verdad y Vida.