Larraga

La misionera Yolanda García Jurío cuenta en Larraga su vida en el Congo

“Soy una más de Larraga, que un día decidí que mi vida iría por otro camino”, así se presentó Yolanda García Jurío, una misionera raguesa de 46 años que, la pasada semana, contó su vida en el Congo a los niños que este mes se confirman, también a los pequeños que acaban de comenzar la catequesis de comunión y a varios vecinos del pueblo que, arropados por el párroco, Don Diego Jiménez Salinas, se acercaron a la Iglesia San Miguel Arcángel para escucharla.
Yolanda, que forma parte de la congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón, trabajó en Camerún, pero en la actualidad está en Kinshasa, la capital del Congo, donde reside y trabaja junto a las personas más desfavorecidas.
Su trabajo es en multitud de frentes: “En el Congo hay mucho sida y atendemos a mujeres embarazadas para que sus niños puedan nacer sin sida, gracias a una vacuna. También trabajamos con chicas jóvenes para enseñarles francés y cursos de costura, que allí es una herramienta para poder ser autosuficientes. Atendemos un un orfanato con 800 niños huérfanos y también un colegio, donde damos de desayunar a los niños, porque en la mayoría de sus casas no tienen para alimentarlos. Visitamos los pueblos y llevamos la comunión a quienes no pueden acudir a misa, porque no hay muchos sacerdotes en la zona. También damos clases en la cárcel y estamos disponibles para donde se nos necesita, siempre trabajando en nombre de Jesús”.
La misionera recordó a los niños que, si ellos no se terminan toda la comida del plato, es alimento que se tira y que no llega a quienes más lo necesitan. También les recomendó que no se excedieran escribiendo su carta a los Reyes Magos, porque si ellos tienen muchos regalos, otros niños se quedarán sin nada.
Un entrañable testimonio tras el cuál, la Asociación La Milagrosa de Larraga dio un donativo a Yolanda, como hace con todos los misioneros de la localidad que están trabajando por los más desfavorecidos fuera de España, para que sigan ayudando a quienes más lo necesitan.