Madre Esperanza

Madre Esperanza

El pasado 19 de marzo, tuvo lugar en la Casa de Espiritualidad de Monteagudo, la promulgación del decreto de las Virtudes Heroicas de la Venerable Madre Esperanza Ayerbe de la Cruz, cofundadora de la congregación de las Misioneras Agustinas Recoletas.
A las 10:30 horas, el Postulador General de las causas de los Santos, Fr. Samson S. Silloriquez, habló sobre “El proceso hacia la canonización”. Media hora después, el Señor Arzobispo, donFrancisco Pérez, presidió la Celebración Eucarística, en el marco de la cual se dio lectura al Decreto de las Virtudes Heroicas por parte de don Carlos Ayerra, Vicario Judicial y Delegado Episcopal de la Diócesis de Pamplona y Tudela.
La Madre Esperanza nació en Monteagudo el 8 de junio de 1890. Tras pasar los primeros años de vida en Monteagudo su familia se trasladó a Guipúzcoa por motivos de trabajo. Primero vivieron en Tolosa y luego en Andoain. Allí Antonia ganó la oposición de telefonista, pero el 1917, escuchando la llamada del Señor, ingresó en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid para hacerse Agustina Recoleta contemplativa. En 1931, siguiendo la voluntad de Dios, marcha a China como misionera y es nombrada superiora de la comunidad. Pero el Señor tiene otro proyecto para ella, abrir un noviciado en Monteagudo para formar misioneras. El 18 de enero de 1947, es nombrada superiora general de la congregación. El 23 de mayo de 1967 fallecía tras una vida de entrega a los demás. Siempre misionera y siempre contemplativa en medio de las tareas y responsabilidades. Su causa de canonización se inició el 6 de diciembre de 1991 y el 14 de diciembre de 2015 fue declarada Venerable.