San Fermín

Recuerdos de las fiestas de San Fermín

A llá queda el mes de julio, un mes en el que Navarra, y de modo especial Pamplona, celebra las fiestas de San Fermín, su coopatrón. Este año además, el día 6, vísperas de San Fermín, en la parroquia de San Lorenzo, se proclamó el Año Santo Sanferminero, de la mano del Deán de la Catedral de Pamplona, don Carlos Ayerra.

En la celebración, presidida por el Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, estuvieron presentes algunos miembros de la corporación municipal y los miembros de la Junta de San Fermín: Javier Pérez, Juan José Martinena, José Luis Molins, Jesús Michel, Gerardo Palacios, Enrique Bretos y Teresa Chocarro.

Fue una celebración solemne y muy emotiva, en la que participaron cientos de fieles y en la que intervino la Capilla de Música de la Catedral de Pamplona, dirigida por Aurelio Sagaseta y acompañada al órgano por Julián Ayesa.

Durante la homilía, Mons. Francisco Pérez recordó que debíamos ser fieles a Cristo como San Fermín, que no renegó de su fe y dio la vida por ello. También señaló que hoy día estos ataques a la fe católica siguen dándose, “basta leer las crónicas que nos viene de Irak, Siria y otros países de Medio Oriente”. Y añadió que en “ciertos sectores de nuestra sociedad podemos comprobar que hay una cierta animadversión a lo que tenga tinte de carácter cristiano”.

Un día después, el día 7, día grande de las fiestas se celebra la tradicional procesión, con la imagen del Santo por las calles del casco antiguo de Pamplona. Cientos de fieles se congregaron a lo largo del recorrido para honrar al santo y participar en esta tradición religiosa tan arraigada. Ese mismo día, a las siete y diez de la mañana, como es tradición, los Auroros despertaron a los pamploneses con una dulce melodía, recordando que era el día de San Fermín.

A las diez y media de la mañana, el santo salió desde la parroquia de San Lorenzo acompañado por la comitiva: la corporación municipal, el cabildo catedralicio, los maceros, txistularis y gaiteros, la comparsa de gigantes y cabezudos y banda municipal de La Pamplonesa. Durante todo el recorrido de la procesión hubo diversos momenticos, pausas en las que los fieles aprovecharon para homenajear al santo, a menudo mediante cantos, como la que tuvo lugar en la Plaza del Consejo, donde la Coral de Santiago de la Chantrea cantó la jota Al Glorioso San Fermín, obra del sacerdote recientemente fallecido Joaquín Madurga. Hora y media después de recorrer las calles, la imagen de San Fermín regresó al interior de su capilla, donde dio comienzo la Santa Misa, que estuvo presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez.

Otro momento destacado de estas fiestas fue el Día del Niño, un día en el que los más pequeños de la casa acudieron con flores a besar al santo. Un acto que tiene lugar en el Rincón de la Aduana, y que cada año congrega a cientos de familias que acuden hasta allí para besar y realizar la ofrenda floral a la réplica de la imagen de San Fermín.

Año Santo Sanferminero:
El Santo Jubileo de San Fermín lo concedió el Papa Francisco con motivo de los 300 años en el que se consagró el altar y la Capilla del Santo, en la parroquai de san Lorenzo de Pamplona.
Durante todo este año, hasta el 7 de julio 2018, se desarrollarán momentos importantes para crecer en el amor a Dios y el amor a los demás. El Jubileo concede unas gracias especiales para el que se acerque a abrazar al Dios misericordioso en el Sacramento de la Confesión, participar en la Eucaristía, acoger las necesidades de los pobres y rezar por las intenciones del Papa.
Los templos donde se podrán adquirir estas gracias jubilares serán: La Capilla de San Fermín en la parroquia de San Lorenzo de Pamplona, La Santa Iglesia Catedral de Pamplona, la parroquia de San Fermín (Barrio de la Milagrosa) en Pamplona y la parroquia de Lesaka donde se venera desde la Edad Media a San Fermín.