Jornada Del Emigrante Y Del Refugiado

Actividades en la parroquia del Padre Nuestro de Mendillorri-Ripagaina

La parroquia del Padre Nuestro de Mendillorri-Ripagaina, celebró de un modo muy especial el Día del Emigrante y del Refugiado el pasado domingo 14 de enero. Durante la Eucaristía recibieron con dolor, y con mucha esperanza la Cruz de Lampedusa, la cruz que el Papa Francisco mandó construir cuando fue a compartir el dolor por las víctimas del Mediterráneo. El Papa Francisco, expresó su deseo de que la cruz, viaje por todo el mundo, como símbolo del dolor y la esperanza del Cristo Sufriente.

La celebración, a la que acudieron cientos de fieles, fue presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, quien estuvo acompañado por el párroco y secretario de la delegación del Emigrante y del Refugiado, José Manuel García de Eulate, así como por el resto de sacerdotes de la comunidad. La parte musical corrió a cargo de dos grupos. Durante la homilía, don Francisco afirmó que la Cruz de Lampedusa tiene de especial «la fuerza que va abriendo paso, mostrando la insoportable situación de quienes huyen del hambre, de la guerra, de la injusticia, de las mayores atrocidades contra la dignidad de la persona humana. Nuestra fe nos pide ser no sólo buenos samaritanos, sino también buenos cirineos que, voluntariamente, se prestan para aligerar los sufrimientos de los demás». Además, señaló que con esta jornada del Emigrante y del Refugiado, el Papa Francisco nos invita a «acoger a nuestros hermanos migrantes y refugiados, sobre todo a los más heridos. La acogida nos hace ir al encuentro, ir más allá de la frontera de nuestra propia existencia; allí donde la vida cobra otro sentido».

Desde la parroquia esperan que los migrantes y refugiados se encuentren acogidos y aceptados por la Comunidad Cristiana, no sólo en ese día, sino los siguientes en el vivir cotidiano. El Papa pide “Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”.

Pero además, celebran durante todo este año otro acontecimiento importante: el 25 aniversario de la erección de la parroquia. Desde la parroquia afirman que “es de por si un tiempo de alegría y encuentro, en donde miramos un poco a los orígenes y nos disponemos a seguir con la misma fuerza que nos dio el Evangelio al inicio, y arropados por la Iglesia Diocesana y los vecinos que crean la comunidad parroquial nos disponemos a continuar los siguientes veinticinco años, preparando el Reino y tratando de servir a los necesitados”.

La fecha prevista para conmemorar este aniversario será este domingo 21 de enero, a las 12:00 horas, con la celebración de una solemne Eucaristía de acción de gracias.

Diferentes actividades, les harán presentes en los barrios de Mendillorri y Erripagaña. Como los encuentros que tuvieron lugar la pasada semana, en torno al 25 aniversario de vida de la parroquia.

También, este sábado 20 de enero, a las 20:00 horas, se podrá asistir a un concierto-oración a cargo del grupo musical Betel.