Privilegio D Ela Unión

Celebrada la Natividad de la Virgen María y el Privilegio de la Unión

En tal día, 8 de septiembre de 1423, promulgó Carlos III el Noble el Privilegio de la Unión, que sirvió para unificar y poner paz entre los burgos de Pamplona, mandando edificar en el espacio existente entre éstos la primera Jurería –hoy Ayuntamiento-, en la que reunir a los Jurados de la Navarrería, San Cernin y la Población de san Nicolás.

El mausoleo de Carlos III, obra de Jehan Lome de Tournay terminado en 1418, testimonio fidedigno del aspecto del citado rey, ocupa un lugar destacado en la nave central de la Catedral de Pamplona, ya que fue junto al cabildo catedral, uno de sus principales mecenas. Tal es así que su hijo Lancelot de Navarra, que por aquel entonces contaba ocho años de edad, participó el 27 de mayo de 1394 en la ceremonia de colocación de la primera piedra, y bajo ésta un florín de oro, de la actual catedral gótica, que se comenzó a edificar según trazas del plan general del primer maestro mayor de la obra, y origen francés, Perrín de Simur.

La Catedral, sede donde el Obispo tiene su cátedra, rezaba el pasado sábado día 8, tras la Misa Capitular de las 9:30h presidida por el Obispo Auxiliar D. Juan Antonio Aznarez y el cabildo catedral; deán D. Carlos Ayerra, secretario del Cabildo D. Alfredo López, maestro de Ceremonias D. José Antonio Goñi, maestro de Capilla D. Aurelio Sagaseta, canónigo organista D. Julián Ayesa y canónigo penitenciario D. Ildefonso Adeva, un responso en la cabecera del mausoleo donde descansan los restos de Carlos III el Noble y Leonor de Trastámara.

El rey bueno que puso paz entre los belicosos burgos de Pamplona, y que según recordaba el maestro de Ceremonias, momentos antes de dirigirse con el Obispo Auxiliar y Cabildo catedral al mausoleo de Carlos III, moría en tal fecha, 8 de septiembre, justo dos años después.

Asistieron a la Misa y responso destacados miembros del Ayuntamiento de Pamplona, a título personal, ya que dos horas después a las 11:30, precedidos de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos y los dantzaris, y cerrando la comitiva la Banda de Música de Pamplona, acudía en Cuerpo de Ciudad buena parte de los miembros del Ayuntamiento de Pamplona, para depositar en el citado mausoleo una corona de flores. Un responso y una ofrenda floral ante el mausoleo de Carlos III, que cumple y contempla desde este año VI siglos de historia.