¿Por qué apuntar a mis hijos a Religión?

En esta decisión pueden entrar en juego diversas motivaciones: razones de comodidad: qué asignatura es más fácil, en cuál se trabaja menos; razones de afinidad: qué profesor me cae mejor; a cuál van la mayoría de sus amigos, etc. Pero la razón principal que nos debe mover es lo que sea mejor para nuestros hijos.

Comparte este texto en las redes sociales

Ha llegado el momento de prematricular a nuestros hijos. Momento en el que se ha de tomar una decisión que tiene relevancia: ¿Apunto a mi hijo a la asignatura de Religión?


En esta decisión pueden entrar en juego diversas motivaciones: razones de comodidad: qué asignatura es más fácil, en cuál se trabaja menos; razones de afinidad: qué profesor me cae mejor; a cuál van la mayoría de sus amigos, etc. Pero la razón principal que nos debe mover es lo que sea mejor para nuestros hijos.

 

Importante para nuestros hijos es:
1 Desarrollar todas sus pontencialidades. Entre las más importantes están la capacidad de trascender más allá de este mundo visible y conocer a su Creador, un Dios que les ama y que busca su amor; y la riqueza de la vida interior. El mundo de la oración, la gracia, la inhabitación de la Santísima Trinidad en nuestras almas.


2 Conocer las respuestas a las grandes preguntas vitales desde la enseñanza de Jesucristo, el Maestro, la Luz para todos los hombres; Camino, Verdad y Vida.


3 Sabiduría cierta del bien que debemos escoger y el mal que debemos rechazar, como camino que lleva a la santidad, según nos lo muestra el mismo Dios, tres veces santo.


4 Tener un acercamiento riguroso a la persona de Jesucristo, la Virgen María, y todos los personajes y episodios relevantes de la Historia de la Salvación. Un conocimiento cierto y veraz es fundamental para una opción más libre y madura sobre su adhesión o no a Jesucristo, ya que las decisiones maduras deben ser tomadas desde el conocimiento. No desde la ignorancia, el prejuicio, etc.


5 Profundizar en la religión cristiana que ha marcado la cultura y sociedad europea. El espíritu que ha inspirado catedrales, parroquias y ermitas; tantas y tan valiosas manifestaciones culturas cumbre: composiciones musicales, pinturas, esculturas, películas, obras narrativas, etc.


6 Aprender a tener un comportamiento respetuoso con todas las personas, independientemente de su credo o religión. Y, dado que las religiones forman parte de nuestra sociedad, es muy conveniente conocer el por qué de las mismas, reconocer el bien que éstas aportan a la sociedad, diferenciar lo auténtico en ellas de aquellas manifestaciones desordenadas, violentas…


7 En definitiva, es una decisión en la que los padres hacen ver a sus hijos el aprecio e importancia que dan al tesoro de sabiduría que nos trasmite Dios a través de su Iglesia. Sabiduría para la vida que se imparte en la seriedad de un ambiente académico, con la profundidad y programación de cualquier otra asignatura. Y todo esto realizado a través de profesionales de la enseñanza especialmente preparados para ello.

Es un derecho que tiene toda familia. Es un bien evidente.  Apunta a tu hijo a religión

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad