Sois presencia gratuita que respira el amor de Dios

CARTA DE D. FRANCISCO PÉREZ GONZÁLEZ, ARZOBISPO DE PAMPLONA Y TUDELA A LOS MISIONEROS NAVARROS. VERANO 2021


Queridos misioneros y misioneras navarros:

Con alegría me acerco hasta vosotros a través de la revista que edita la Delegación diocesana de Misiones para enviaros un saludo agradecido por vuestra vida y la hermosa tarea evangelizadora que realizáis en distintos países del mundo.

Vuestra vocación es un regalo grande, para vosotros, sin duda, pero también para aquellos que reciben de vosotros el testimonio de una vida enamorada de Cristo, allí donde estáis y, por supuesto, también para nuestra Iglesia de Navarra. Mi gratitud porque, con vuestro apostolado, sois luz y sal junto a tantas personas que sufren a causa de la pobreza, la enfermedad y la soledad.

Sois presencia gratuita que respira el amor de Dios y que pone de manifiesto que la felicidad no consiste en hacer o en tener, sino en ser sencillamente testigo y espejo de Dios.

Como la levadura que no se ve ni se oye pero que hace fermentar la masa, muchas personas se benefician de vuestra presencia; una presencia discreta y reconfortante; una presencia gozosa en momentos de alegría y una presencia de compasión junto a quienes sufren, haciendo renacer en muchos de ellos el cariño y la esperanza. Gracias, queridos misioneros y misioneras, por vuestro testimonio de vida.

Y nos ayudáis a vivir la universalidad de la fe. Sin duda, gracias a vosotros, llegamos a entender lo que significa eso que el Papa Francisco nos repite con tanta insistencia: «salir a las periferias».

Damos gracias a Dios por vuestra vida, por vuestra entrega… ¡por vuestra vocación! Acción de gracias que se convierte en oración para que no decaiga vuestro entusiasmo, más si cabe en estos tiempos en que sufrimos las consecuencias de la pandemia de COVID-19. Pedimos al Señor que os acompañe siempre para que, con vuestro testimonio, ayudéis a muchas personas a encontrarse con Aquel que les ama con un amor infinito.

Quiero que, a través de esta carta, y a través de la Delegación de  Misiones   de   nuestra   diócesis,   os  llegue  mi  recuerdo, mi afecto y mi oración por vosotros, por vuestro trabajo, por vuestras necesidades y vuestras familias. Precisamente  algunos de vosotros pasaréis el verano junto a nosotros, disfrutando del cariño de la familia y de un merecidísimo descanso. Seguro que tendremos tiempo para compartir vuestra vida y vuestro trabajo.

Pongo a cada uno de vosotros en las manos entrañables de la Reina de las Misiones. Ella es madre, ella es la madre de esta gran familia que formamos todos los bautizados. Mirándola a ella, bajo la advocación de Santa María la Real, os bendigo con todo afecto.

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad