Palabras del Arzobispo en la visita de los reyes de España a Roncesvalles

Saludo con afecto a Sus Majestades los Reyes de España
Al Sr. Ministro
A la Presidenta de Navarra Dña. María Chivite
A todos los Presidentes de la Comunidades Autónomas
A todos los presentes

Quiero expresar mi agradecimiento, de modo especial, a Sus Majestades los Reyes por un doble motivo: Por lo que supuso hace 18 años conocerles como Príncipes y siempre muy agradecido por su generosa cercanía de amistad y ahora por venir a visitar, de modo especial, la Colegiata de Roncesvalles al amparo de la Virgen que tantos peregrinos han visitado y acudido a ella como Señora del Comienzo del Camino a Santiago. Aquí estamos celebrando el VIII centenario de la consagración de esta Colegiata y a punto de acabar (17 de julio 2021) dicho Jubileo que nos concedió hace más de un año el Papa Francisco. Ahora nos encontramos en el Jubileo Compostelano que el mismo Papa ha alargado hasta finales del año 2022.

Jubileo viene de una palabra hebrea yobel que hace referencia al cuerno del cordero utilizado como instrumento sonoro que servía para anunciar un año excepcional dedicado a Dios y de la palabra latina iübilaeus (jubileo=año quincuagésimo o año del perdón y gracia entre los judíos) que refería los gritos de alegría de los pastores y que terminó por significar alegría, gozo o alabanza. En la Iglesia Católica el Año Jubilar o Año Santo es un tiempo en que se concede gracias espirituales singulares (indulgencias) a los fieles que cumplen determinadas condiciones: No tener adicción al pecado, confesarse, recibir a Cristo Eucaristía y rezar por las intenciones del Sumo Pontífice. Tal es así que a Santiago de Compostela (en su Catedral) se le llama el Confesonario de Europa puesto que siempre hay muchos confesores que atienden a los peregrinos. Tengo experiencia y es impresionante constatar las conversiones a la gracia de Dios que se reciben.

Ante un momento histórico dónde a gritos se pide la paz, la concordia, la fraternidad y el respeto, es muy significativo este tiempo de LUZ en medio de la noche. Se suele decir que una de las grandes enfermedades que hoy se padecen –desde el punto sicológico- es la del “síndrome de la inmanencia” (no se tiene el sentido de la transcendencia). Un humanismo auténtico no se debe desgajar de la espiritualidad. Un humanismo verdadero cultiva el cuerpo, el alma y el espíritu. Muchos son los peregrinos que pasan por Roncesvalles. Todos vienen sedientos y buscando una fuente de vida que les sacie su sed. Si el apóstol Santiago tiene tirón no es por los paisajes tan preciosos, ni por los productos de la tierra que son muy sabrosos, ni por la gentileza de la gente que es admirable… es porque el apóstol atrae por su vida auténtica y que todo lo ha aprendido y recibido del mejor Maestro. Darle el abrazo en la Catedral de Santiago de Compostela indica la finalidad con la que hacen la peregrinos su recorrido. A todos atrae Santiago Apóstol por su vida de fe, amor y esperanza en Jesucristo. Tantos siglos, desde principios de nuestra era, y ¡Ahí lo tenemos!

Ruego (como dicen en Galicia) al Sr. Santiago que nos impulse a vivir el camino interior y a convertirnos para arrojar tantas adherencias perniciosas que dificultan el amor a Dios y el amor al prójimo. Y a la Virgen de Roncesvalles ruego que, como buena Madre, nos cuide y nos sostenga en los momentos de dificultad o sufrimiento. Pido a la Virgen por Sus Majestades los Reyes y su Familia para que vivan con fortaleza su servicio de amor y entrega a todos los españoles. Ruego por todos los que conformamos esta hermosa Nación de España.

¡ULTREIA! (¡Sigue adelante!)
¡Et SUSEIA! (¡Más allá está Santiago!)
¡BUEN CAMINO!

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad