Fiestas patronales en Caparroso en honor a Santa Fe

El pasado 2 de septiembre, la parroquia de Caparroso celebró la Eucaristía en honor a su Patrona, Santa Fe.

Fue una celebración muy diferente, triste, melancólica… y sin la chispa, la alegría y el bullicio de las fiestas con todo lo que conlleva a nivel litúrgico y social para el pueblo de Caparroso. Este año quedamos marcados por la “No fiestas” que llevan consigo todo lo experimentado y sufrido ante la pandemia.

La Eucaristía estuvo presidida por el padre Héctor Salinas, que durante estos tres meses ha residido en la parroquia de Caparroso, al no poder partir a su tierra, Ecuador, por circunstancias causadas por el cierre de fronteras en los países a causa del Covid19. Fue acompañado en la celebración por José María Aícua, hijo del pueblo, y por el párroco, José Ignacio Urdangarín. Se aprovechó este día insigne para su despedida. Por este motivo, se le impuso el pañuelico de fiestas distintivo de Caparroso como gratitud y servicio a la comunidad. El encargado de imponerle el pañuelico, en nombre del pueblo y en representación del Ayuntamiento, fue la concejala Liliana Goldáraz. También estuvo presente en el acto el alcalde de la localidad, Carlos Alcuaz, y Aquilino Jiménez, a titulo personal. Además, se le entregó una ayuda económica sencilla de parte de las comunidades de Traibuenas, Rada, Murillo el Cuende, Beire y Caparroso, ya que Pitillas en su fiesta patronal también había tenido su detalle.

A la Eucaristía contó con la música de la Coral de Caparroso y la participación de numerosos fieles, que cumplieron con todas las normativas de seguridad establecidas. Con el himno, la jota y los ¡Vivas a Santa Fe! Caparroso celebró a su patrona.