Vigilia de la Inmaculada

En esta ocasión, debido a la situación de pandemia, la Vigilia de la Inmaculada adelanta su celebración a las 9 de la noche. Se celebrará como es tradicional en Pamplona, en la parroquia de San Miguel, el 7 de diciembre. Puede también seguirse en directo a través de internet en: www.parroquiasanmiguel.com

Como ya es habitual en Pamplona, en la víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción de María tendrá lugar la Vigilia de la Inmaculada, presidida por el Arzobispo de Pamplona, D. Francisco Pérez. Se celebrará, así pues, el 7 de diciembre, en la parroquia de San Miguel. En esta ocasión, debido a las actuales restricciones ocasionadas por el COVID-19, adelanta su horario a las 9 de la noche y simplificará su contenido con el fin de terminar antes de las diez y media.

El aforo presencial está limitado, pero podrá seguirse también en directo por Internet, en la dirección electrónica de la parroquia: www.parroquisanmiguel.com.

“María, alumbra nuestra esperanza”
El lema elegido este año es “María, alumbra nuestra esperanza”. Con él se quiere hacer presente la intercesión de la Virgen, Madre de Dios y de la Iglesia, de modo especial, puesto que la expansión del virus COVID-19 está siendo ocasión de sufrimientos y ansiedad, de pérdidas personales y económicas, de una creciente oleada de desánimo social y de un evidente peligro de insolidaridad y desamparo para las personas más vulnerables.
Es también un momento importante de prueba para la Iglesia. Se han reducido las oportunidades de celebración, formación y convivencia. La fe de muchos es también probada ante la evidencia del sufrimiento de no pocas personas, con frecuencia muy cercanas.

María supo permanecer firme en la fe, en el amor y en la esperanza en momentos de tinieblas, y sostuvo a los discípulos de Jesús cuando todo parecía tambalearse y naufragar.

Queremos, junto a Ella, ser faros de esperanza y perseverancia en medio de un mundo agitado y convulso, que ha descubierto su vulnerabilidad ante la propagación de un virus invisible pero demoledor.

Las Vigilias de la Inmaculada
Las Vigilias de la Inmaculada se celebran en toda España y en otros muchos países. Su finalidad es fomentar entre los hombres y mujeres el amor y la devoción a la Virgen Inmaculada, vencedora del pecado y de la muerte, faro de fe, de amor y de esperanza para el mundo. Es una ocasión para impulsar en todos los bautizados la conciencia de su vocación a la santidad, presentes en el corazón de las realidades de este mundo.

Esta iniciativa se debe al jesuita Tomás Morales, hoy venerable, que falleció en 1994 y cuya causa de canonización se encuentra abierta en estos momentos. En la actualidad es impulsada por los miembros del Movimiento de Santa María, por él fundado.

En esta ocasión, debido a las restricciones horarias establecidas por las autoridades, el contenido de la Vigilia se reduce al rezo del Rosario, alguno de cuyos misterios será introducido brevemente por varias personas, y a la celebración de la Eucaristía, presidida por D. Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y Tudela. Como es habitual en las Vigilias, durante el acto habrá varios sacerdotes disponibles para administrar el sacramento de la confesión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad