Encuentro Anual de Cáritas

Más de 200 personas participaron el sábado 5 de noviembre en el Encuentro Anual de las Cáritas de la Diócesis de Pamplona y Tudela que tuvo lugar en el Seminario de Pamplona. El acto estuvo presidido por el Sr. Arzobispo, D. Francisco Pérez González que reconoció el papel de todas las Cáritas y los animó a continuar, con más intensidad si cabe, su labor en favor de las personas más necesitadas. Monseñor Pérez González compartió toda la jornada con los asistentes al Encuentro y celebró la Eucaristía.
El acto fue especialmente emotivo y significativo porque tras dos años sin poder celebrarse por la pandemia, las personas de Cáritas se volvían a ver las caras. Fue un día de celebración para quienes pertenecen a Cáritas en la Diócesis, que les permitió compartir vivencias y experiencias. Se encontraron personas que están en la misma misión en lugares geográficos distintos y que por diferentes motivos, no pueden verse. Es el único momento del año en el que se celebra este tipo de encuentros.
En el Encuentro se habló, además, de los cuidados. Pepe Laguna, teólogo y músico impartió la charla titulada: “Los cuidados. Del contrato social a los pactos del cuidado”. Laguna explicó que el cuidado es parte del reconocimiento de la fragilidad y la vulnerabilidad como realidad inherente a la condición humana. Una sociedad se cataloga de humana en la medida en que incorpora en todas sus dimensiones el cuidado, dando carta de ciudadanía a la vulnerabilidad.
Sin embargo, para el teólogo, estamos ante una crisis de los cuidados. Por una parte, porque el modelo de persona que propone nuestra época es el hombre de Vitruvio, perfecto, sano, joven. Según dicho canon, no hay lugar para la vejez, la niñez, la enfermedad, etc. Por otra parte, aseguró, “Hay otro factor a considerar en esta crisis: La mujer se ha incorporado a la vida social, al trabajo, pero el hombre no se ha incorporado en la misma medida al mundo de los cuidados. La red de cuidados después de la Covid se ha mostrado fragilizada y es preciso reforzarla”. Añadió que es preciso sacar el cuidado del espacio de lo privado y de la atribución exclusiva a las mujeres. “El reto está en cómo nos dotamos como sociedad de los vínculos simbólicos y materiales sociopolíticos de participación y protección”.
Pepe Laguna, está casado y es padre de dos hijos. Estudió Teología en la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y en el Centre Sèvres (París). Es DEA en Derechos Fundamentales por la Universidad Carlos III (Getafe, Madrid). Miembro de Cristianismo y Justicia donde ha publicado diversos cuadernos en torno al diálogo fe-justicia.

Comparte este texto en las redes sociales
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad